Necochea en la historia: el crimen de las huellas dactilares

La recolección de huellas digitales a la hora de intentar esclarecer un delito es una imagen familiar para todos nosotros. Todos hemos visto películas o series en las cuales los policías rastrean minuciosamente alguna huella en la escena del crimen que permita esclarecer el delito. La mayoría seguramente sabrá que el impulsor de esta metodología vital de la criminología fue el antropólogo y policía Juan Vucetich, nacido en Croacia y que desarrolló toda su carrera profesional en Argentina, quien continuó y profundizó el estudio sobre las huellas dactilares iniciado por el antropólogo inglés Francis Galton. Lo que probablemente muchos no sepan es que la primera identificación de un crimen, y consecuentemente, la primera persona condenada a partir del estudio de evidencia otorgada por huellas dactilares, se produjo en Necochea, a fines del siglo XIX.

En el año 1892 un crimen sacudió ambas márgenes del Río Quequén, luego de que dos hermanitos de 4 y 6 años fueran hallados muertos en una habitación de la casa donde vivían. Su madre, Francisca Rojas, entre llantos, acusó a un vecino, de apellido Velázquez quien, según la madre, había atacado a la mujer (que presentaba un pequeño corte en su cuello) y asesinado brutalmente a sus hijos. Inmediatamente la policía detuvo al mencionado Velázquez, quien negó rotundamente su participación en el crimen. Sin pruebas concluyentes, la policía sometió a todo tipo de tormentos a Velázquez, obligándolo incluso a pasar una noche junto a los cadáveres de los pequeños, pero el acusado no dejó de manifestar su inocencia.

Mientras tanto, la investigación continuaba, y así fue que la policía supo de la existencia de otro hombre, al parecer amante de Francisca Rojas, quien, en alguna ocasión le habría manifestado que sólo se casaría con ella en caso de que la mujer abandonara a sus hijos. La policía sometió a interrogatorio entonces a Francisca, pero la mujer mantenía su versión y acusaba a Velázquez como el autor de los crímenes.

Cuando la investigación parecía encaminarse a un callejón sin salida llegó a nuestra ciudad un joven inspector de policía de apellido Álvarez, comisionado por la Jefatura de Policía para intentar esclarecer el crimen. Gracias a su investigación, Álvarez pudo comprobar que tanto Velázquez, como el amante de Rojas habían sido vistos en distintos lugares al momento de los crímenes. Registrando detalladamente la escena del crimen Álvarez descubrió una pequeña mancha de sangre en la puerta del dormitorio donde habían sido hallados los cadáveres. Álvarez recordó los estudios de su ex jefe Juan Vucetich sobre las huellas dactilares y decidió recortar el trozo de puerta con la mancha. Consultó con la madre de los pequeños, quien le aseguró que ella en ningún momento había tocado los cadáveres, por lo cual la huella ensangrentada sólo podía pertenecer al homicida. Así fue que hizo estampar a Francisca sus huellas dactilares sobre una hoja de papel y, de la comparación, se pudo comprobar que ambas huellas eran idénticas. Ante la evidencia irrefutable, la mujer acabó por confesar que ella misma había asesinado a sus hijos para poder casarse con su amante. De esta manera, Francisca Rojas se convirtió en la primera persona en la historia en ser condenada a partir de la evidencia otorgada por sus propias huellas dactilares, y nuestra ciudad entró en la historia de la criminología mundial.

Juegos acuáticos, tirolesa y niños en el lago de los Cisnes

El Departamento Ejecutivo avaló la única propuesta para la explotación del Lago de Los Cisnes, que superó satisfactoriamente el presupuesto municipal con una base de pliego de 10.000.000 de pesos.

Por ende, la Sociedad Remanso Río Quequén SRL., que presentó una oferta superior a los 14 millones, será la encargada de poner en valor un predio muy importante de la playa local, aunque por ser la única oferta deberá ser tratada primeramente por el Honorable Concejo Deliberante.

El subsecretario de Servicios Municipales, Mauro Velázquez; y uno de los socios de Remanso Río Quequén, Daniel Carrión contaron esta propuesta. En primer término, Velázquez mostró su conformidad al afirmar que “cumplimentada la documentación que va en la propuesta uno, el viernes abrimos la propuesta dos y la inversión pasó satisfactoriamente, porque el presupuesto municipal del pliego hablaba de 10.000.000 de pesos y lo superó en cuatro millones y medio”.

Aclaró también que dicha oferta “cumplimentó la parte del canon: las bases eran 21 y 32 módulos y se cumplió con ello”. Es decir que “los primeros cinco años son de inversión y a partir del quinto empiezan a pagar el canon hasta el décimo, y del décimo primero al vigésimo pagarían 32 módulos”, especificó.

Respecto al paso que sigue en el Concejo Deliberante, Velázquez se mostró confiado al manifestar que “la comisión evaluadora está integrada por funcionarios del Ejecutivo y representantes del mismo Concejo, ha pasado todas las etapas administrativas y sólo falta la aprobación”.

Por su parte, Daniel Carrión sostuvo que “tenemos tiempo hasta septiembre para hacer los primeros trabajos. En abril comenzaremos con una etapa de limpieza y construcción de algunos locales nuevos, se tirará abajo el restaurant que tapa bastante al Lago y a partir de septiembre la SRL con la que trabajamos traeremos a 3.000 chicos de distintos lugares. Eso lo haremos hasta diciembre, lo que significaría arrancar la temporada tres meses antes del verano, por lo cual en el verano estaría el Lago de Los Cisnes totalmente probado en su primera etapa”.

 “La impronta es hacer juegos para los chicos, instalar una tirolesa y volver a contar con juegos acuáticos. La intención es que todos los chicos que pasen por nuestro complejo de turismo educativo puedan disfrutar de distintas actividades”, enfatizó Carrión, y no descartó que para una tercera etapa se construya un alojamiento deportivo, ya sea a través de dormis u hostería.

Capacitación de Seguridad y Salud en el Trabajo en Puerto Quequén


Dictada por la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro Exportador de Cereales (CEC).

En el marco del Instituto de Capacitación Agropecuario (INCAGRO), este martes 19 de marzo, a partir de las 9 de la mañana, la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro Exportador de Cereales (CEC) llevarán a cabo el Curso sobre la Seguridad y Salud en el Trabajo, en las instalaciones del Consorcio de Puerto Quequen.

La jornada de capacitación se extenderá hasta las 17 horas, con treinta asistentes, empleados de plantas y terminales exportadoras de cereales y molienda de granos, y encargados de seguridad y salud.

Bajo la metodología  teórico-práctica, con el fin de trasmitir y ampliar el conocimiento que el personal de las empresas posee sobre Seguridad y Salud en el trabajo, en relación con lo establecido por las propias empresas, organizaciones y legislaciones para garantizar la adecuada gestión de los recursos, el medio ambiente, la salud del personal, la contratación  y otros aspectos dentro del establecimiento y su integración con el sistema de gestión en general.

El aspecto teórico comprende el curso ISO 45001:2018; cumplimiento legal de la legislación nacional aplicable; documentación y comunicación; gestión de recursos; compromiso de la dirección; política y objetivos de salud y seguridad ocupacional; participación de empleados; integración en los procesos; identificación de peligros y control de riesgos; gestión de oportunidades; ambiente de trabajo; y evaluación y seguimiento del sistema.

A cargo de tutores profesionales, capacitados a nivel nacional e internacional, en temáticas referentes a Responsabilidad Social Empresaria (RSE) y Salud y Seguridad Ocupacional, la arista práctica se desarrollará a partir de grupos de trabajo con casos reales vinculados a la exposición en el ambiente laboral a modo de resolución y debate.

Elegido por nuestros editores