Ni Radicales, ni Peronistas, Facebookistas

*Por Alejandro Beltran

Ya no más Comité, ni Unidades Básicas. Las cosas han cambiado, los líderes son fácilmente “palpables”, y la gente elige “militar” desde las redes sociales.

En Necochea vemos a las claras como los dos Partidos Políticos más importantes como son la Unión Cívica Radical y el Partido Justicialista están carentes de legitimidad. Menos del 15% de los afiliados, en ambas elecciones, se acercaron a elegir sus autoridades. En cambio podemos ver que figuras públicas de la política local tienen, en cambio, 50 veces más Me gusta en sus Fan Page, que de personas que pueden ir a elegirlos en una interna o acompañarlos en un acto.

Pero esto que pasa ¿Es por culpa de la clase política o más bien por el avance de la tecnología? Podemos dar una cuota de responsabilidad a la primera de las opciones. El poco enamoramiento que producen algunos políticos, falta de carisma y de liderazgo, ayuda bastante. Pero el principal factor de por qué la gente hoy no se moviliza como en las épocas de los 80 y 90 sencillamente es porque para escuchar, o ver, que decía un político antes debía ir hasta el lugar de los hechos. Hoy a través de una computadora, tablet o un celular se lo puede seguir, y hasta muchas veces intercambiar palabras a través de un Facebook Live.

Ahora ¿Deben aparecer las instituciones de la Democracia, como lo son los Partidos Políticos? No, al contrario, lo que deberán entender, sobre todo, los “boina blanca” y los muchachos “descamisados” es que la gente se moviliza poco y nada. Recuerdo por aquel 2011, en épocas de cierre de campañas locales, el Frente Para la Victoria decidió hacerlo con el candidato a Intendente Horacio Tellechea subido a un escenario, y junto a Amado Boudou, quien a la postre se convertiría en Vicepresidente de la Nación. Pero para cautivar a la sociedad necochense decidieron traer a los “Rolling” de aquel momento, que era Manuel Quieto y su banda: “La Mancha de Rolando”. La respuesta de público fue muy flaca, a tal punto que un dirigente muy cercano al profesor dijo “Chau, perdimos la elección no vino nadie”. El hombre en cuestión goloso de las roscas partidarias, no leía lo que en su momento ya estaba instalado como eran las redes sociales. Eso si, para él afuera, el dirigente se vendía como el “Coty” Nosigia o el “Chino” Zanin, pero boa, no es ese el análisis de esta editorial.

La conclusión es que Tellechea en su momento cerró con menos gente su campaña, que la de Roberto Rago, con Venegas como conductor, y sin embargo la victoria fue para el Profesor. Las masas hoy no salen a llenar el Club Huracán, copar el Piso de los Deportes, reventar el Comité o la Unidad Básica. Ya no les apasiona ir a esos lugares, por un montón de circunstancias, pero principalmente porque la gente ya eligió: Ni Radicales, ni Peronistas, Facebookistas, y quien se haga de este gran electorado cautivo aún en nuestra ciudad, muy probablemente lo lleve a convertirse en el líder de la ciudad.

El Peronismo y el Kirchnerismo en busca de un camino

Por Nazareno Cruz , implacable observador de la realidad necochense


El peronismo más allá de sus distintas vertientes tiene un caudal de votos y de presencia más que interesante en nuestra ciudad, además los distintos sectores saben que hay un amplio espectro del electorado que no se ve representados ni por Cambiemos ni por el Frente Renovador de Facundo López en nuestra ciudad.

Por lo cual el 2019 es un desafió muy interesante para este amplio espacio, dado que saben que tienen la posibilidad de convertirse en una verdadera alternativa para llegar al gobierno municipal o por el contrario seguir cada uno por su lado, tratando de ver si raspan alguna concejalía.

Sabemos que hoy existe Unidad Ciudadana y el Partido Justicialista. Cada espacio orgánicamente tiene sus autoridades, pero además hay muchos grupos o movimientos que se encolumnan en estos partidos. Es más, en algunos casos lo hacen en los dos.

Hoy tenemos a Unidad Ciudadana, con dos concejales Andrea Cáceres e Ignacio Barrena, luego se encuentra el PJ liderado por Marcelo Rivero, más la posibilidad que vuelva al ruedo el ex intendente Horacio Tellechea. Otro sector es el que pronto está a abrir un local, en el cual se enrolarían el ex intendente José Luis Vidal, el secretario de la CGT Demian Ledesma, la referente de la Multisectorial contra el Tarifazo, Silvia Jensen, Descamisados de Gisela Barbieri, también podrían estar dirigentes históricos como Luis Gargiulo, entre otros. También está el Movimiento Evita y la CTEP con Luciano Lescano, apoyando la candidatura de Felipe Sola.

Estos son los espacios principales, seguramente sus referentes definirán si van juntos a las elecciones, potenciando una lista o eligen caminos distintos. Algunos buscarán el sillón de Murga, otros mantenerse. Haty llamados y reuniones. Todavía no definiciones.

Para eso hay que esperar lo que suceda a nivel nacional, donde cada vez hay más indicios que el PJ de José Luis Gioja, los intendentes del Conurbano e Unidad Ciudadana coinciden en diagnósticos y soluciones para lo cual necesitan ponerse de acuerdo. También en Necochea, donde no se está lejos, pero tampoco es fácil.    

Illia, el ejemplo

Por Juan Ignacio Agarzua, presidente de Juventud Radical de Necochea

En tiempos donde una enorme mayoría de la sociedad argentina exige moralidad a la clase política en el manejo de lo público, la figura y –sobre todo- la acción del Presidente Illia se resignifica. A 36 años de su paso a la inmortalidad, es una paradoja que don Arturo no alcanzara a ver la llegada de Raúl Alfonsín a la Presidencia de la Nación, cerrando definitivamente la irrupción de gobiernos de facto que desde 1930 azotaban la vida constitucional de nuestro país.

La fórmula Illia-Perette llega a la máxima magistratura ganando la Unión Cívica Radical del Pueblo en 12 provincias, con el 25,15% de los votos emitidos y 168 votos del Colegio Electoral. Su Gobierno (iniciado el 12 de octubre de 1963) estaría marcado por un contexto de convulsión interna (peronismo proscripto, inicios de la lucha armada, militares hambrientos de poder) y externa (recrudecimiento de la Guerra Fría). Su figura, de este modo, quedaba al margen de esta compulsa mundial por la verdad absoluta; de hecho su discurso inaugural ante el Congreso de la Nación reafirmaba la tradición yrigoyenista/krausista del Radicalismo que proclamaba por la universalidad del sistema internacional, así como la paz entre las naciones democráticas.

El apego a la Ley marcó su administración, a la cual se refería como “la única autoridad no autoritaria”. Estos gestos de concordia, tanto en sus dichos como en sus actos, le valieron la crítica desmesurada por parte de los grupos concentrados, tanto económicos como políticos. En esta dirección tomó medidas trascendentales como la Ley 16.459, del salario mínimo, vital y móvil, la constitución del Consejo del Salario (integrado por representantes del Gobierno, los empresarios y los sindicatos), la Ley 16.463 que establecía una política de precios y de control de medicamentos (congelando los precios a los vigentes a fines de 1963, fijando límites para los gastos de publicidad, imponiendo límites a la posibilidad de realizar pagos al exterior en concepto de regalías y de compra de insumos), aumento del porcentaje del presupuesto nacional dedicado a Educación (12% en 1963, 17% en 1964, 23% en 1965, sosteniendo en algunos casos que este último porcentaje fue el más alto de la historia argentina), ordenamiento del sector público, de disminución de la deuda pública y de impulso a la industrialización; la evolución del Producto Bruto Interno durante ese período fue del -2,4% para el año 1963, del 10,3% para el año 1964 y del 9,1% para el año 1965. Durante su Presidencia, el 16 de diciembre de 1965 en las Naciones Unidas se aprobó la resolución 2065 de la Asamblea General que reconoció la existencia de una disputa de soberanía entre el Reino Unido y la Argentina en torno a las Islas Malvinas.

Elegido por nuestros editores