La transición entre números en rojo, intrigas y un municipio devastado

Por Miguel Correa /Política Necochea

En las próximas horas el intendente saliente y el entrante en Necochea darán comienzo a la transición.Un mar de dudas se plantean los integrantes de Juntos por el Cambio pues hay vagos conocimientos sobre algunas áreas del municipio, pero nada está oficializado.

Lo cierto es que Arturo Rojas se apresta a intentar conocer el grado de crisis que afronta el municipio.Hay un gran desconocimiento sobre la cantidad de empleados que conforman la planta municipal, el número de la planta política(que el saliente hace horas comentó eran 52), la real situación de la salud pública que fue definida por los propios médicos como catástrofe sanitaria, la deuda por préstamos y lo que se le debe a los proveedores, el estado de las concesiones.

También se desconoce la estructura, organigrama, misiones y funciones de cada dependencia; Documentos oficiales de políticas públicas y normativa que rige su accionar; c) presupuesto e informes económico –financiero y administrativo detallados; préstamos en gestión, otorgados y solicitados; e) convenios interinstitucionales vigentes, con detalle de ejecución, y en gestión, e incluso un informe sobre Recursos Humanos de la estructura municipal: categoría de los agentes y función, sumado a los compromisos asumidos por la dependencia.

No será nada fácil obtener toda esa información por parte de quienes el 10 de diciembre serán los nuevos gobernantes del distrito. El caos existente en muchas áreas municipales es uno de los obstáculos principales para hacerse de la verdadera información.

Cómo están los corralones de la comuna, que parque vial y automotor se posee, en que estado se encuentran las delegaciones del interior.
Si es medianamente conocida la deuda con la empresa de recolección, pero habrá que hacer números muy finos para saber con exactitud la cifra que es multimillonaria. En qué estado se hallan los convenios con la Usina Popular Cooperativa.

La transición que tendrá el comienzo con un encuentro entre el intentente y Rojas, con una charla a solas, fotos para el periodismo y una conferencia de prensa.Luego en el proceso concreto de obtención de la más puntual y veraz información de cada área estarán por el oficialismo Luis Alsinet y Silvio López Rodríguez y del otro lado los concejales que ingresarán en diciembre por Juntos por el Cambio.

En medio de esta intrincada búsqueda de todos los datos, estará de por medio la conformación de lo que será la nueva estructura(de menor cantidad de integrantes) de la planta política, de la ordenanza fiscal y presupuesto y la primera batería de medidas que está dispuesto a acometer Rojas que son la declaración de la emergencia de salud, de emergencia económica y emergencia ambiental.

Menuda tarea para un municipio que se entrega devastado y quienes lo reciben, además de procesar todo lo enumerado, tienen que poner en marcha las tareas de la temporada.Además según estimaciones de lo que será la nueva gestión municipal, el municipio no dispone de recurso alguno para hacer frente a los sueldos y aguinaldos de fin de año y al pago de deudas que aún mantiene por horas extras y arancelamiento hospitalario.De ahí que quizás la primera medida que disponga Rojas como intendente sea declarar la emergencia económica.

Crisis y oportunidad

Por Nazareno Cruz, implacable observador de la realidad necochense

Hay una coincidencia general en nuestra ciudad, la situación de la Municipalidad de Necochea es por demás compleja, el próximo intendente no la va a tener fácil, dado que deberá afrontar una crisis que no género pero deberá superarla. Es un desafío enorme. Esperemos que este a la altura de las circunstancias, dado que la ciudad y los vecinos lo necesitan.

Más allá de las consideraciones políticas hay situaciones claves: sueldos, salud, falta de servicios municipales y  de mantenimiento, entre otros.

La crisis actual en nuestra ciudad es superior a la de otros municipios y aquí es donde sí tenemos que empezar analizar lo que sucede aquí, por ejemplo, se estima, que la deuda municipal alcanzaría los 1800 millones de pesos, o sea un presupuesto entero. Si todos los recursos que hay para un año en la Municipalidad de Necochea estarían afectados por la deuda. De más está decir que esto limita lo que puede llegar a hacer el próximo intendente.

Y ahí está el desafío de Arturo Rojas y su equipo, no sólo administrar la municipalidad en un contexto de crisis, sino también gestionar para brindar los servicios que hacen falta en la ciudad.

A esto se suma, que no es mucha la información que los integrantes del próximo gabinete tienen hoy sobre la situación municipal.

Un dato curioso, a destacar es que no son pocos los funcionarios actuales, o sea de la administración de Facundo López que han intentado ponerse en contacto con quienes estarán al frente de la comuna a partir del 10 de diciembre   para ponerse a disposición del próximo gobierno o pidiendo una mano.  Laman para ofrecer sus servicios. También está claro que nadie continuará.

La situación no es fácil pero a partir del 10 de diciembre hay una oportunidad.

El 28 de Octubre no es un lunes más

El sistema político argentino cambio con la reforma constitucional de hace 25 años, pero nuestro país logra que las cosas negativas imposible de repetir, se repitan.

La eliminación de la elección indirecta de nuestros presidentes, que marcaba la constitución de 1853 en clara copia del sistema norteamericano, por el voto directo tuvo por objeto además de garantizar el respecto de la voluntad popular, violada por el acuerdo PJ-UCD que le birlo la senaduría a Fernando De la Rua en la capital en 1989, tener transiciones más cortas y menos traumáticas.

Pero si algo malo trajo el 11 de agosto y parece repetir una historia negativa, eso sucedió con las elecciones PASO. Los resultados, a mi juicio irreversibles en los tres niveles (valoración subjetiva que puede no compartirse) generó un escenario que debía ser post 27 de Octubre de cinco meses de transición, que impone de una madurez en los tres niveles de Gobierno ( Nación, Pcia y Municipio) que la dirigencia deberá mostrarse a la altura de las circunstancias.

Los efectos no deseados se parecen sin duda al escenario posterior a la elección del año 1989 que dejó un Pte electo con 6 meses de transición.  Ahora para peor está sólo virtualmente electo, en el medio de una crisis económica profunda en un tejido social claramente dañado con una pobreza estructural que varía entre el 30  y el 35 por ciento desde al menos 10 años.

La especulación financiera y la natural retracción corporativa que tiene nuestro país desde casi los orígenes de la Organización Nacional profundizó la crisis social y agravó la situación económica que no hace falta ni siquiera describir. La sufrimos todos en la cotidianeidad.

 La primer reacción del Pte fue una negación de lo sucedido, continuando con una disculpas que no mitigan el total desacierto en la lectura de lo que pasaba en la sociedad y mostrándose Knock out ante su primera derrota electoral como oficialismo por parte del PRO.

También el naciente oficialismo tuvo que recalcular y paso de “para que hablar con el Pte si miente” a la necesidad de entender que la situación no solo es grave para el actual gobierno, sino que también para el que nazca de las urnas el 27 de Octubre.

A eso se le suma una discusión interna muy dura, en el comienzo de una naciente y habitual hegemonía del peronismo en nuestro País.

Vivimos desde el 11 de agosto una virtual transición, nuestro sistema político es binario y excluyente en donde oficialismo y oposición se repulsan y esto poco colabora, para encarar desafíos que trasciendan gobiernos.

En revertir esta lógica de Suma 0, el que gana, gana todo y el que pierde, pierde todo, radica la chance de encontrar un desarrollo sostenido entendiendo este como la búsqueda de una sociedad integrada con Libertad e Igualdad, que garantice un sistema político equilibrado en donde exista una oposición que controle y genere expectativa de alternancia y un oficialismo que pueda continuar por virtudes propias y no por carencias de sus rivales.

El escenario Post 27 de Octubre nos obliga a hacerlo, la dirigencia debe revertir la sensación de “sociedad fallida”.

Esto también es válido para nuestra ciudad. Necochea tiene una grave crisis económica propia, una situación en salud critica, infraestructura urbana detonada, falta de pago a los municipales que genera una parálisis del Estado Municipal y el sector privado también sufre el ajuste, sin crédito genuino, con tasas exorbitantes, un comercio en contracción,  carencia de creación de empleo y riqueza fuera de los sectores concentrados de la economía entre muchas cosas más.

Será necesario que la transición comience el mismo 27 con gestos de madurez, con mensajes claros y que atrás queden los fuegos artificiales de la campaña, plagadas de “Fake News” y esta semana con denuncias penales como punto límite y que de nada sirven.

La gente que vive en esta ciudad, en la que me incluyo, esperamos que quienes dejen sus responsabilidades administrativas y quienes se preparen para asumir el 10 de diciembre entiendan que los desafíos por delante son más grandes que las herramientas con que van a contar. Si no, lo que nace como una esperanza se convertirá en una nueva frustración, cosa que no desea nadie.-          

Elegido por nuestros editores