Macri culpó “al peronismo” por el acuerdo con el FMI y le puso fin “al gradualismo”

Cuando el peronismo vota la ley de tarifas destruyendo el presupuesto los que nos prestaban no nos dieron más nada“, justificó el mandatario. Admitió que su plan para bajar la inflación “fracasó“.

El presidente Mauricio Macri habló de los recientes cambios que introdujo en el sector económico de su gabinete y reconoció que el Banco Central había “perdido autoridad” y “confianza”.

Macri le dijo a Jorge Lanata que el plan para bajar la inflación “fracasó” porque los aumentos de tarifas impactaron más, el combustible aumentó en dólares y algunos fenómenos externos “nos pegaron en el medio“.

No obstante, culpó a la oposición de la vuelta del Fondo Monetario Internacional. “Cuando el peronismo vota la ley de tarifas, destruye el presupuesto que se había aprobado hace cinco meses“, dijo agregando que por esa razón “los que prestaban dejaron de prestarnos”.

Al ser consultado sobre si fue un error haber puesto metas de inflación, respondió: “Sí. Fue un exceso. Fue una convicción del ministro de Hacienda (en ese momento Alfonso Prat Gay). Nadie lo pedía”.

Y agregó: “Nosotros necesitábamos un camino descendente de la inflación, pero nadie toma conciencia de lo que es reconstruir el cuadro tarifario de todos los servicios públicos y el peso que tiene en la inflación. Esas tarifas nos dejaban sin energía y nos estaban llevando a Venezuela, a un apagón, sin agua. Cada vez más rápido“.

Sobre la marcha de la política económica de su gestión tras recurrir al FMI, Macri sostuvo que “el gradualismo es el camino para cuidar a los más vulnerables”, pero que “ahora vamos por menos gradualismo porque deterioramos la confianza del mundo“.

El mandatario reconoció que por culpa de esta “interrupción financiera”, en referencia a la suba del dólar de las últimas semanas, el crecimiento va a bajar, mientras que planteó que que “bajar el déficit fiscal” es “ampliar la economía” y “fortalecer el crecimiento del empleo“.

Y finalizó: “Estos golpes nos hacen dudar, pero no vamos a cambiar. El año que viene ustedes decidirán. Les pido que por más que les duela, que esa angustia no los hagan cambiar. No estoy acá por la plata ni por el poder. Estoy acá de corazón par dará pero necesito que cada uno haga su parte“.

Para el INADI, la burla del programa de Azzaro es “alarmante”

El organismo emitió un comunicado en el que considera “alarmante” la forma en la que se refirieron a un miembro del colectivo chino.

Tras el tenso momento en el que el conductor del programa Fútbol al Horno, Fabio Azzaro se burló de un periodista chino y en las redes sociales salieron a criticarlo, el Observatorio del INADI intervino en el caso y sacó un comunicado al respecto.

En el documento, se considera que el abordaje del programa resulta “alarmante” por la falta de respeto a personas determinadas. “Se reproduce la estereotipación hacia el colectivo chino ya que se lo banaliza a través de burlas, prejuicios y la descalificación. Esta concepción es cosificadora para con las personas de nacionalidad china.

“Este tipo de abordajes ponen de manifiesto el desconocimiento y/o la falta de consideración a grupos vulnerados y es en este contexto que entendemos el rol y la responsabilidad de los comunicadores a fin de evitar estos mensajes. Así y pese a todos los avances que la sociedad argentina conquistó, la utilización de frases o términos como los observados contribuyen areproducir lamentables estereotipos”, agrega el documento.

Todo comenzó cuando Azzaro le dijo a su compañero: ” Hay un asiático ahí, ¿por qué no le preguntás de dónde viene?”.

Ante el requerimiento, el periodista chino acudió a otro colega suyo, Carlos Lin, quien ofició de traductor para la nota. Cuando éste empezó a explicar en castellano de qué se trataba su presencia, Azzaro lo interrumpió al grito: “¡No, pero que hable el chino!”.

Mientras desde el piso se escuchaban frases como “Éste es el chino de la vuelta de mi casa”,el cronista no tuvo mejor idea que dirigirse al periodista chino con una pregunta demasiado desubicada: “Hay un mito popular que apagan las heladeras, ¿esto es verdad?”.

“Si estamos haciendo una nota futbolística y salís con lo de las heladeras, lo estás gastando a él”, lo defendió Carlos Lin, visiblemente molesto, que además agregó: “Él no te entiende, entonces respetalo”.

Azzaro, a su vez, gritaba: “Preguntale a él que entiende entonces si apagan las heladeras”,hasta que Lin tildó de “irrespetuoso” al cronista. Fue ahí cuando Azzaro “despidió” la nota al grito de “Dejalo, ¿quién se cree que es? Tomátelas”.

El dólar saltó 55 centavos y quedó cerca de los $37

La divisa aumentó por segundo día consecutivo y cerró a $36,97, mientras que el Banco Central convalidó una nueva baja de la tasa de Leliq.

La suba del dólar se dio en sintonía con el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), donde la divisa ascendió 47 centavos y superó los $ 36, un registro que no se daba desde la última semana de octubre, para cerrar en $ 36,05. De esta manera, se despegó de la banda inferior de flotación (hoy en $ 35,44).

La suba del dólar en el mercado local confluyó con el avance de la moneda estadounidense en la región, teniendo en cuanta que se apreció en Brasil 1,5%; en México 0,8% y en Chile 0,7%”.

En tanto, el BCRA efectuó en el día una subasta de Letras de Liquidez (Leliq) a 8 días de plazo y convalidó el séptimo recorte consecutivo de la tasa, que ya opera en 65%. Se trata de la marca más baja desde que la autoridad monetaria implementó el nuevo esquema monetario hace seis semanas.

El monto adjudicado fue de $ 73.420 millones. La tasa promedio de corte se ubicó en 65,044% (el lunes fue de 65,772%), siendo la máxima adjudicada de 65,20% (contra el 66% de la jornada anterior).

Los precios se movieron con un recorrido algo errático que alternó fuertes subas iniciales con puntuales descensos en la última hora de operaciones y con marcada amplitud entre máximos y mínimos operados.

Los mínimos se anotaron con la primera operación pactada, en los $ 35,57, apenas un centavo por debajo de los valores del final previo. Los máximos de la fecha se registraron cuando el tipo de cambio mayorista tocó los $ 36,20, respondiendo simultáneamente a una demanda muy sólida y a una débil oferta.

Elegido por nuestros editores