Mauricio Macri enfrenta su peor crisis política y no descarta un cambio de gabinete

Tras admitir la derrota, el presidente protagonizó un cónclave en Costa Salguero con sus ministros y socios políticos, que continuará hoy en la Casa Rosada

Mauricio Macri enfrenta este lunes 12 de agosto con una brutal derrota electoral, el peronismo triunfante rumbo a la Casa Rosada, su gabinete de ministros meditando acerca de una renuncia colectiva y los mercados agazapados a la espera de proteger sus inversiones tras un inesperado resultado electoral que transformó al candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, en el político más poderoso de la Argentina. 

Cónclave en Costa Salguero

Macri mantuvo en el comando electoral de Juntos por el Cambio, ubicado en Costa Salguero, una improvisada reunión de gabinete que se extendió durante sesenta minutos. Ocurrió después de haber reconocido la apabullante derrota sufrida a manos de la formula Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner.  Play

En el VIP de Costa Salguero, que estaba despojado de globos amarillos y música estridente, Marcos Peña, Miguel Ángel Pichetto, Rogelio Frigerio, Patricia Bullrich, Guillermo Dietrich, Nicolás Dujovne, Gerardo Morales, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal rodearon al presidente, que estaba devastado por un resultado que no calculó ninguna encuesta o algoritmo oficial: 47,37% a favor de Fernández-Fernández de Kirchner contra un 32,23% que sumó la fórmula Macri-Pichetto.

La reunión espontánea sirvió para esbozar la estrategia que ejecutará Macri y junto con su gabinete frente a las 24 horas más complicadas que deberá enfrentar la administración de Cambiemos desde que llegó al poder en diciembre de 2015. 

El presidente, sus ministros y sus socios políticos lidiarán con una jornada que estará signada por los mercados globales y el dólar en la Argentina, un gobierno débil como consecuencia del resultado de las PASO y un peronismo que ya olfatea su probable regreso a Balcarce 50. 

Alberto Fernández, en la celebración de la victoria tras conocerse los resultados de las PASO
Alberto Fernández, en la celebración de la victoria tras conocerse los resultados de las PASO

No hubo mención directa a la caída de Raúl Alfonsín y de Fernando de la Rúa, pero los comentarios en el cónclave del VIP de Costa Salguero sobrevolaron esos recuerdos aciagos de la democracia moderna.

Macri aún confiaba en Dujovne para lidiar con una crisis de mercado espoleada por la debilidad del gobierno, el temor de los inversores extranjeros y la memoria vigente de la clase media que no puede olvidar la hiperinflación radical y el corralito de la Alianza. 

En este contexto, Dujovne y el titular del Banco Central, Guido Sandleris, coordinaron un sistema de defensa del plan económico a través del dólar futuro, la disponibilidad de ciertos volúmenes de divisas que puede disponer el Tesoro y la suba de las tasas de las Leliqs. 

La Casa Rosada no tiene otras herramientas para enfrentar una corrida en la city financiera y sabe que el riesgo país es una plaga que puede terminar de lastrar la poca credibilidad que aún le queda al gobierno de Juntos por el Cambio. Dujovne y Sandleris pueden operar sobre el tipo de cambio, pero son una entelequia frente a la aceleración del riesgo país.

Cambio de gabinete

Si fracasa la línea de defensa de la Casa Rosada sobre los mercados se activará la segunda fase de la estrategia que Macri piensa y todavía guarda como un secreto de Estado. Se trata de un profundo cambio en la conducción del gobierno, aunque ello implique eyectar sólo a dos ministros: Peña y Dujovne.

El jefe de Gabinete pagaría por los resultados electorales y el ministro de Hacienda por su plan económico, que implicó ajuste y la estampida de la clase media que confió en Macri. Si ello ocurriera, Frigerio podría suceder a Peña, o quizás el regreso de Emilio Monzó, que cayó en desgracia por cuestionar que se pensaba más en inteligencia artificial que en la negociación política con los barones del conurbano.

Mauricio Macri reconoció su derrota frente a Alberto Fernández. Detrás está María Eugenia Vidal, que perdió sin atenuantes con Axel Kicillof.  (Nicolás Stulberg)
Mauricio Macri reconoció su derrota frente a Alberto Fernández. Detrás está María Eugenia Vidal, que perdió sin atenuantes con Axel Kicillof.  (Nicolás Stulberg)

Pero el cambio de gabinete, aunque fuera una respuesta obvia frente a una nueva crisis de los mercados, no es un gambito sencillo en un tablero inclinado por la derrota electoraly la debilidad de un presidente que perdió en casi todo el país.

A Macri le costará obtener figuras de peso para un eventual reemplazo de Peña y Dujovne. No hay político que juegue su pellejo a favor de un gobierno que puede terminar en menos de cinco meses, y tampoco sería muy redituable para mostrar fortaleza externa, mover a un ministro de una cartera a otra. Ese gesto exhibiría debilidad, más que las intenciones de demostrar poder para buscar la revancha en la primera vuelta.

Al margen de las dudas para resolver una eventual crisis de mercado o disponer un cambio de gabinete, Macri tiene una certeza infranqueable: no abrirá una negociación con Alberto Fernández para acordar una hoja de ruta desde hoy a la entrega del poder a principios de diciembre. 

El presidente asume que ese gesto institucional podría ser tomado como un gesto de debilidad por Fernández y el Frente de Todos. Macri detesta a su probable sucesor en Balcarce 50 y no confía en su palabra.

Durante el cónclave de Costa Salguero no se mencionó a Alfonsín y de la Rúa, pero sus fantasmas estaban ahí, dando vueltas en círculo cuando Macri instó a defender al gobierno ylos medios ya informaban que Fernández y Fernández de Kirchner habían vencido irremediablemente.

El Gobierno postergó la convocatoria al Consejo Nacional del Salario

La reunión que iba a desarrollarse este jueves para evaluar el aumento del Salario Mínimo, Vital y Móvil había sido anunciada por el presidente Mauricio Macri en conjunto con el resto de las medidas económicas paliativas. Será el viernes 30 de agosto.

El Gobierno decidió postergar la convocatoria al Consejo Nacional del Salario que iba a tener lugar mañana jueves. La reunión que fue anunciada junto con el paquete de medidas económicas por Mauricio Macri post derrota electoral, y que evaluará el aumento del Salario Mínimo Vital y Móvil será, entonces, el próximo viernes 30 de agosto.

Según argumento el Ministerio de Producción y Trabajo a cargo del ministro Dante Sica, se debe a los últimos movimientos del equipo económico.

“La designación de esta fecha permitirá una mayor planificación del trabajo junto a las nuevas autoridades del Ministerio de Hacienda, para avanzar en la implementación de lo resuelto durante el encuentro de los participantes del Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil”, comunicó la cartera en cuestión.

Cabe remarcar que el SMVM se mantiene fijo en 12.500 pesos por mes desde la última actualización en marzo, y representa una suba de 25% respecto del nivel de agosto de 2018, período en el cual perdió por goleada contra la tasa de inflación que acumuló un 55 por ciento.

Hernán Lacunza: “Mi prioridad será mantener la estabilidad cambiaria”

El ministro de Hacienda planteó que el tipo de cambio está por encima del nivel de equilibrio e informó que el Banco Central utilizará todas sus herramientas para evitar una suba mayor. Convocó a los economistas del Frente de Todos.

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, informó que el objetivo central de su gestión será mantener “la estabilidad del tipo de cambio”. En ese marco, adelantó que el Banco Central utilizará todas  las herramientas que tiene a su alcance para evitar una suba del precio  del dólar.PUBLICIDAD

El tipo de cambio está  por encima de su valor de equilibrio. Para decirlo en criollo y como lo ha manifestado el candidato que más votos  sacó  en la Primarias, no hace falta un tipo de  cambio más  alto. Cualquier presión alcista no obedece  a  fundamentos a reales“, planteó.

El  flamante funcionario ratificó la política fiscal y el acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional. Adelantó  que en las próximas semanas llegará una misión del organismo multilateral de  crédito para cumplir con las revisiones previstas.

Además, Lacunza informó que recibió la  instrucción del presidente Mauricio Macri de convocar  a  los economistas del resto  de  las  fuerzas políticas  que competirán en octubre para debatir alternativas  que morigeren la incertidumbre.

 “La volatilidad de los mercados termina repercutiendo en el bienestar del ciudadano de a pie”, dijo Lacunza

Desde el Microcine del quinto piso del Palacio de Hacienda, reconoció que “estamos en un proceso complejo”, que afecta las valuaciones de bonos y acciones argentinos, pero subrayó que “lo que más nos preocupa es la situación de la población en general“.

“Tenemos sobrados argumentos para salir adelante y garantizar las tranquilidad de los argentinos en este proceso electoral“, expresó el nuevo ministro, y refirió que el principal objetivo de su tarea será el de establecer “un punto de partida para que el próximo mandatario disponga de una plataforma consistente y robusta para recuperar el crecimiento”.

El jefe de Hacienda presentó inmediatamente después una serie de objetivos para enfrentar el salto cambiario, que llevó al valor del dólar a la zona de 60 pesos, y contener la volatilidad financiera que hundió el precio de los bonos soberanos y llevó al índice de Riesgo País a niveles máximos en una década.

1) GARANTIZAR LA ESTABILIDAD DEL DÓLAR. Lacunza planteó que “el Presidente me dio un mandato central subordinando a los demás“, que es el de “garantizar la estabilidad del tipo de cambio como primer orden El presidente me dio un mandato central subordinando a los demás”.

 “El tipo de cambio está largamente por encima de su valor de equilibrio”, confió el ministro

Explicó que “en entornos de incertidumbre, como caracterizan a los procesos electorales” la estabilidad del valor del dólar “es el bien público más importante“. Por eso, enfatizó que con el salto del dólar por encima de 60 pesos, se “ha perdido una referencia nominal para la fijación de precios, el ahorro y la inversión”.

Refirió que estabilizar al dólar en la actual cotización se central “para cuidar a los argentinos”, porque “la volatilidad de los mercados termina repercutiendo en el bienestar del ciudadano de a pie”.

2) TIPO DE CAMBIO EN NIVELES ACTUALES. Lacunza aseguró que “el tipo de cambio está largamente por encima de su valor de equilibrio, el que balancea la relación comercial y financiera de la Argentina con el mundo”. Agregó que “cualquier presión alcista a la divisa no va a obedecer a factores reales de esa tendencia, innecesaria y nociva para el normal funcionamiento de la economía y el bienestar de los ciudadanos”.

 La inflación venía en tendencia descendente, por debajo de 2% para este mes, pero ahora estará un escalón más alto

Por otra parte, admitió que habrá un efecto inflacionario por el último salto del dólar, que aumentó casi 22% la semana pasada, lo que definió como “presiones inflacionarias sobre una inflación que venía en tendencia descendente, por debajo de 2% para este mes en curso, pero ahora estará un escalón más alto”.

3) COORDINACIÓN CON EL BANCO CENTRAL. Lacunza dijo que se están “coordinando objetivos con el Banco Central, que usará, a su exclusivo criterio, las herramientas necesarias para estabilizar el tipo de cambio“, debido a que la expectativa de devaluación genera “excesiva volatilidad e incertidumbre sobre ahorristas e inversores”.

4) POLÍTICA FISCAL CONSISTENTE. El nuevo ministro de Hacienda refirió que se aplicará “una política fiscal consistente con ese escenario. Y aseguró que las medidas para incentivar el consumo, anunciadas la semana pasada, son “necesarias para acotar los efectos sobre ingresos de la suba del dólar” y no ponen en juego el “cumplimiento de las metas” de superávit primario para este año.

 El ministro ratificó el cumplimiento de déficit primario “cero” para 2019 y la vigencia del acuerdo con el FMI

Hernán Lacunza confió en que la garantía del cumplimiento de la meta fiscal tendrá financiamiento garantizado “con la mayor recaudación que queda en los últimos cinco meses del año”. Dio como ejemplo el superávit primario de $4.300 millones en julio, con ingresos que crecieron 11 puntos porcentuales por encima de de los gastos. Adelantó además que en 2019 se podrá “sobrecumplir en $5.000 millones la pauta fiscal” comprometida con el Fondo Monetario Internacional.

5) ACUERDO CON EL FMI. En línea con lo anterior, Lacunza aseveró que se garantizan “las pautas fiscales establecidas con el acuerdo con el FMI”. Comentó que en las últimas horas se comunicó por teléfono con autoridades del organismo internacional, quienes le confirmaron que en los próximos días llegará una misión al país, para la quinta revisión del acuerdo stand by, que involucra un nuevo desembolso por USD 5.400 millones para septiembre.

6) DIÁLOGO CON LOS ECONOMISTAS DE LA OPOSICIÓN. El ministro puntualizó que en el contexto del calendario electoral, “más importante de lo que pueda hacer el Gobierno es lo que pueda estar diciendo la oposición“, más cuando se producen declaraciones de los candidatos cuyo efecto en las variables económicas son “directamente proporcional a su chance de triunfo electoral”.

 El legado para el próximo Gobierno tendrá una plataforma más robusta para el crecimiento sostenido

Recalcó que se procura alcanzar la “estabilidad como bien superior a cualquier argumento electoral” y que por ese motivo “el Presidente me ha pedido que convocara a los referentes económicos de todos los espacios que compiten en estas elecciones, para ponernos de acuerdo en algunas condiciones básicas para preservar la estabilidad como condición de primer orden“.

7) LEGAR UNA PLATAFORMA “ROBUSTA”. El jefe de Hacienda Legar dijo que en la gestión de Mauricio Macri, “los resultados económicos, en crecimiento e inflación, han sido inferiores a los esperados, es una combinación de herencia, errores propios y algo de mala suerte”.

Pero añadió que “no es menos cierto que el legado para el próximo Gobierno que se elegirá el 27 de octubre tendrá una plataforma más robusta para ese crecimientosostenido”, algo que no ocurre “desde hace ocho años”. Apuntó que “nunca fuimos capaces de incorporar a ese tercio de la población que vive en la pobreza“.

Lacunza señaló que la gestión de Cambiemos legará “un equilibrio fiscal  primario y un balance externo fácilmente financiable”, en torno a 2% del PBI, junto con un “tipo de cambio competitivo, tarifas de servicios públicos ya corregidos, obras que han mejorado la competitvidad y transparencia en las instituciones”.

LA JURA

El presidente Mauricio Macri le tomó juramento al flamante funcionario a las 08:36 en el Salón Blanco de la Casa Rosada, que estuvo colmado por funcionarios nacionales y contó con la presencia de la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y la llamativa ausencia del antecesor de Lacunza, Nicolás Dujovne.

Vidal estuvo sentada en primera fila, en señal de respaldo para quien hasta el sábado pasado fue su ministro de Economía en la provincia de Buenos Aires.

Elegido por nuestros editores