Que nunca falten ni tizas, ni crayones

Las primeros son con lo cual empezamos a reconocer las primeras letras. Deletreamos las palabras y las “seños” en el jardín nos enseñana a escribir nuestro nombre. Los segundos son con los cuales nosotros expresamos nuestras primeras obras. Escribimos letras, palabras (papá, mamá, hermana, abuelos, etc) y además expresamos en el arte de dibujar aquello que se nos cruzaba por nuestro Mundo infantil. Dos elementos que nunca deben faltar, como así también edificios en condiciones donde podamos ir a realizar esas actividades. Seguros, limpios, acondicionados para lo que es un establecimiento educativo. Por eso como dice el viejo dicho popular “Lo cortés, no quita lo valiente”

Sí hay algo por lo que los necochenses nos sentimos orgullosos, es porque en nuestro Distrito tenemos cuatro jardines maternales (Acuario, Lassalle, Evita y Barquito de Papel), que pertenecen a la esfera del ámbito municipal. Allí  también prosiguen los niños sus pasos, al pasar a sala de 3 hasta que desembarcan en el primer grado de la escuela primaria. Mientras sus hijos se quedan, bajo la enseñanza de los “seños” y el cuidado de ellas, le dan la chance a muchos papas de poder estudiar y/o trabajar. Acaso la educación es la mejor herramienta para que el ser humano avance, en todo sentido.

Preocupa y mucho, este proyecto que lleva el presuuesto de la Provincia de Buenos Aires, donde le indica a los municipios que deben hacer con ese fondo educativo que les llega. Manda a los Intendentes a que se hagan cargo de reparaciones en los edificios educativos, “sacandose el lazo”, de enviar fondos extras para el arreglo de ellas. Además dicha medida roza la inconstitucionalidad, ya que avasalla contra la “autonomía” municipales.

María Eugenia Vidal, quizás la figura más importante de Cambiemos, con la legitimidad por las nubes, pareciera ser que en esta medida, y en otras que se vienen conociendo a través del presupuesto 2018, sacó una nueva doctrina política: “Vidalirchnerismo”. Sin gritoss, ni cadena provincial alguna, sin perder la postura, pero con el mismo fin, el de hacer sentir el poder, le manda a los 135 municipios una serie de “sugerencias” a los Jefes comunales. En sí son pequeños detalles, porque sí no se sigue ciertas reglas te podés quedar sin “salvavidas” en un 2018 que pinta más duro que la semana del hincha de River Plate.

Esta maniobra que utiliza “Mariu” es tan vieja como el “andar a pie”. Victoria amplia, pecho inflado, legitimidad al palo, “Y es un cóctel que no mezcla solo” dijesen “Los Redonditos de Ricota. A ello hay que agregarle los pedidos de la Nación, de “Hacé que ajusten”, en clara referencia a las Municipalidades.

Cuando se giraba la plata del fondo educativo, dejaba cierta maniobra para los jefes comunales. En nuestro caso, varios de los aportes iban a Jardines Maternales, el sostenimiento de materiales para los jardines y el boleto gratuito para los estudiantes secundarios de escuelas públicas (Algo que se aprobó y se implementó mucho tiempo antes que lo que se hizo en la Provincia de Buenos Aires). Entre Necochea y Quequén existen cuatro jardines municipales, tres en la cabecera del Distrito y uno en la vecina localidad del otro lado del río que nos une. Allí los niños dan sus primeros inicios en la educación, comienzan el proceso de aprendizajes educativos y de valores, toman el desayuno o la merienda, otros almuerzan, y hasta duermen la siesta, como en su casa, mientras muchos de sus papas tienen la oportunidad de trabajar y/o estudiar. Un derecho vio que han adquirido algunos necochenses, pero eso, son derechos no privilegios.

El Intendente Facundo López puso la voz en alto, y alerta, acerca de esta maniobra por parte del Gobierno de María Eugenia Vidal. La Gobernadora mandó a comunicar que el 80% del fondo en cuestión debía usarse para arreglos edilicios en las escuelas y jardines, ya no solo municipales, sí no además los que corresponden a la Provincia. Hablando en “criollo”, es una manera de ajustar, para comunicar que no habrá fondos extras para este tipo de cosas. En Necochea la plata sí bien no se usaba de manera discrecional, sí existía por parte de la Dirección de Educación de la Municipalidad de Necochea, autonomía para administrar esos fondos.

En el último tiempo vimos como además de lo que ya se explicamos que pasa en los lugares donde funcionan los maternales, también se optó por abrir nuevas carreras: Tecnicatura en Turismo, y la posibilidad de que haya una que tenga que ver con energías renovables. Parece ser que con la medida emanada desde la Provincia de Buenos Aires a los municipios, en Necochea corren peligros los jardines maternales y estas carreras universitarias. Estos que son temas de Estado deberían retumbarle a todo el arco político, incluído a Cambiemos. ¿A caso no es importante lo que se hace en materia educativa desde hace años desde el municipio? Si, claro que lo es, debemos sentirnos orgullosos y defenderlo toda la Comunidad. ¿Hasta cuando los pueblos permanecerán dormidos? ¿Hasta cuando los partidos políticos agacharán la cabeza obedeciendo lo que dicen desde La Plata o Capital Federal? Y no se trata solo de Cambiemos, porque cuando en la era de CFK se decidió realizar un aumento al gas, sin hacer ningún estudio de zonas y demás, desde el FPV local no le entraron ni una mosca a sus dirigentes en la boca…no la abrieron por temor a que dijese Cristina. Hoy pareciera ser lo mismo con María Eugenia.

En épocas de crisis, en cada uno de los hogares se recortan los gastos excesivos. Que las salidas a comer, que alguna pilcha de marca, que un buen vino o un buen perfume, se van tachando de la lista, pero lo que nunca los que somos padres dejamos de comprar son hojas, lapices y libros. Ellos son elementos fundamentales para que nuestros niños avancen, crezcan, se desarrollen y puedan construir una sociedad mejor. Donde nunca le falte a un pibe: vivienda digna, comida, trabajos a sus padres, pero sobre todo tizas y crayones

 

El dilema de Gonzalo

Por Nazareno Cruz, implacable observador de la realidad necochense

Gonzalo Diez tiene una idea fija desde el año pasado, mejorar la calidad de vida de los necochenses para eso sabe que debe ser intendente, en lo posible en 2019. Las chances son altas y la realidad y la actualidad de Necochea alimentan esa ambición. Otro dato es que esa ambición es compartida no sólo por él y su grupo político de confianza sino por la gran mayoría de los radicales sean orgánicos o no. Todos ven en Gonzalo la persona que puede llegar al sillón de murga en 2019, si a 8 años que el radical Daniel Molina dejó la comuna.

 Pero antes de eso está la realidad.  Y en política esta puede ser muy cruel y cambiante.

Por eso en vez de prepararse para llegar a toda la comunidad, Gonzalo Diez y los suyos ahora gastarán parte de sus fuerzas -probablemente- en las elecciones internas del Comité Emiliano Abasolo, donde Diez sería uno de los candidatos a la presidencia.

Y es sabido como pueden ser las internas radicales, no hay que hacer mucha memoria para recordar las batallas entre la Línea Nacional y Renovación Cambio, o las más cercanas entre el MODESO o la CON en los ´90, donde corría sangre en la calle 57.

Hasta hace pocos días ésta no iba a ser más que una elección protocolar de acuerdos efímeros que iban a dejar a todos contentos, algo que se hace necesario en el centenario partido de cara al 2019 donde -saben- tiene muchas chances de erigirse no sólo en los conductores de Cambiemos en Necochea sino también de tener el candidato a intendente de esta coalición.

Pero primero fue Pedro Del Izarbe quien dejó entrever que el espacio que el lidera buscará la presidencia del cuerpo, por lo cual lo abrió la caja de pandora, donde ni lerdo, ni perezoso Damián Unibaso se anotó con el apoyo de la Juventud Radical. Y hace unas horas, con sorpresivos llamados de históricos dirigentes, se conoció que el rumor de la candidatura de Gonzalo Diez es cada vez es más fuerte.

Ustedes se imaginan a Diez debatiendo con el joven Damián Unibaso o el experimentado Pedro Del Izarbe.   Raro no, pero bueno es una apuesta grande la de Diez, un riesgo.

Más teniendo cuenta que su idea y sus palabras de hace mucho tiempo son al conjunto de la comunidad, por lo cual ahora deberá cambiar el chip y hablarle al afiliado, ese que siempre quiso la lista 3.

Lo más increíble es que no se llegue a un acuerdo con alguna de las listas de manera de preservar el caudal de votos del 2017 y la consideración que hoy tiene la UCR y Diez tiene en la sociedad de nuestra ciudad, tal como lo informará una encuesta que difundió Necochea Digital hace unos días.

Por todo, esto Gonzalo Diez está ante un dilema, ser o ser esa es la cuestión. La presidencia del Comité está ahí, enfrente, pero un tránsito tranquilo y fortaleciéndose a cada paso hacía el sillón de Murga es más seductor. Sólo Diez sabe cuál será el camino que elegirá.

Eso sí, está más que claro que a los que antes les convenía ir a una asamblea para elegir candidatos, hoy le huyen.

“¿Este es el progreso?”

Más allá de su excelente facturación estética, ¿qué es lo que nos atrapa de series como Peaky Blinders, protagonizada por una familia de gangsters de los bajos fondos de Birmingham donde, en los años posteriores a la Primera Guerra Mundial, las mafias y el IRA campan a sus anchas mientras los movimientos revolucionarios de izquierdas agitan, tras el éxito en Rusia, el ambiente en las insalubres fábricas?.
No hay duda, lo mismo que nos atrapó de Los Soprano, The Wire o Breaking Bad: la habilidad de sus creadores para desdibujar las fronteras del bien y el mal.

En esta serie británica emitida originalmente por la BBC Two, el entonces ministro Winston Churchill encarga al inspector jefe de la Policía, el despiadado y puritano Chester Campbell (este sí, un personaje ficticio), la misión de recuperar unas armas que han sido robadas. En su cruzada contra esos malhechores que son los Peaky Blinders, el polizonte se expresa de esta manera cuando le informan de que el líder de esta mafia, el temible Thomas Shelby, va a contratar a una secretaria personal: «The pretensions of these hoodlums are quite breath taking», que en los subtítulos en español de Netflix es: «Las pretensiones de estos rufianes son bastante escandalosas». El espectador sabe que el inspector jefe también tiene pretensiones y que por lo general están a cientos de miles de
kilómetros de lo que podría considerarse justo.
En cualquier caso, ¿QUIEN NO TIENE AMBICIONES?.
Otra cosa –QUIZA LA MÁS IMPORTANTE–
“Es lo que cada uno hace para alcanzarlas”.
«En los últimos 200 años hemos mejorado, y mucho, en aspectos como la pobreza extrema, la alfabetización o la mortalidad infantil»
Saltamos así, acaso con paracaídas, sobre la idea del progreso, una de las más manoseadas, prostituidas y cuestionadas de la historia moderna. El progreso no es solo un gran mito ilustrado ni un lugar común donde descansan el capitalismo dominante y la
ciencia moderna. El optimismo no goza de gran prestigio intelectual, pero los gráficos que publicó el economista y profesor de la Universidad de Oxford Max Roser se hicieron virales y demuestran cómo en los últimos 200 años hemos mejorado, y mucho, en SEIS
asuntos muy conectados con los Objetivos del Desarrollo Sostenible: POBREZA EXTREMA.
EDUCACIÓN BÁSICA.
ALFABETIZACIÓN.
PERSONAS QUE VIVEN EN DEMOCRACIA.
VACUNAS Y MORTALIDAD INFANTIL. Detengámonos al menos en dos de las tablas que Roser elaboró:
1) Desde el año 1990, cada día se reduce en 130.000 el número de personas que sufren
pobreza extrema.
2) En el año 1820, solo una de cada 10 personas mayores de 15 años sabía leer y escribir.
En 1930, era una de cada tres. Y hoy el porcentaje llega al 85% en todo el mundo.
Le daremos siempre la razón a quien responda que esas cifras no son motivo para la autocomplacencia. Por eso insistimos en la ECONOMÍA CIRCULAR. En Bangladesh se caen los edificios donde miles de trabajadores en régimen de esclavitud confeccionan la
ropa que mañana vamos a comprar en un centro comercial.
Catorce millones de niñas son obligadas a casarse con adultos cada año y 3,5 millones son víctimas de la mutilación genital.
Nuestra actividad industrial ha provocado el calentamiento global y más de 20 millones de personas son hoy refugiados climáticos.
Cada segundo, arrojamos 200 kilos de plásticos al mar.
Con la llegada del verano, me detengo en una imagen, que siempre he asumido como un fracaso ético y estético de esa idea del progreso que quizá se volvió peligrosa cuando  algunos la elevaron a un altar: parte esencial del patrimonio natural español, fue destruido
por el ladrillo y la especulación bajo la tramposa coartada de la democratización.
Algunas facturas de toda esta destrucción creadora aún no sabemos cómo las vamos a pagar.

Por Diego Balverde
CEO PETROGEN
Presidente de la Comisión de Energía de la Honorable Cámara de Diputados.
Presidente de la Comisión de Energías Renovables de la Cámara Argentino China.
Presidente de la Cámara Multisectorial de Energías Renovables (CA.MU.ER)

Elegido por nuestros editores