Tragedia de Once: Julio De Vido fue condenado a 5 años y 8 meses de prisión

El ex ministro de Planificación fue acusado de ser partícipe necesario del accidente ocurrido en 2012. Está preso en el penal de Marcos Paz por otra causa.

De Vido escuchó la sentencia por videoconferencia desde Marcos Paz. (Luciano Thieberger)

En la Sala AMIA de los Tribunales de Comodoro Py se dictó la primera sentencia contra Julio De Vido. Desde el Penal de Marcos Paz, donde está preso por corrupción, el ex ministro escuchó la decisión del Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4) que este miércoles lo condenó a 5 años y 8 meses de cárcel e inhabilitación especial perpetua para ocupar cargos públicos, al encontrarlo partícipe necesario del delito de administración fraudulenta. En tanto, fue absuelto por la acusación de estrago culposo, ya que no lo encontraron responsable de las 52 muertes del siniestro ferroviario.

Además de la condena, y pese a ya estar detenido, los jueces pidieron que se comunique al Congreso el pedido de desafuero para hacer efectiva la prisión. Por su parte, el ex titular de la Uniren, Jorge Gustavo Simeonoff, fue absuelto de ambos delitos.

Con esta sentencia, la responsabilidad de De Vido fue inferior a la atribuida a los ex secretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi quienes sí fueron condenados por estrago culposo.

Después de oír las palabras finales de De Vido durante la mañana de este miércoles, el TOF 4, integrado por los jueces Pablo Bertuzzi, Néstor Costabel, María Gabriela López Iñíguez y Ana María D’Alessio, oficializó su sentencia en este causa conocida como “Once II”, una lectura que los familiares siguieron con atención y que demandó unos pocos minutos.

La expectativa en los familiares de las víctimas se percibió desde temprano. Poco antes de la hora fijada para la lectura de la sentencia, la sala quedó repleta de carteles exigiendo justicia, un mensaje reiterado y constante desde febrero de 2012. En alto, así permanecieron esos carteles durante la lectura de la sentencia.

A las 14.33, los integrantes del Tribunal ingresaron a la Sala AMIA para dar lectura a al resolución de ocho artículos, en tanto desde el Penal de Marcos Paz, De Vido se preparó para escuchar la acusación en su contra.

Condenar a Julio De Vido a cinco años y ocho meses de prisión”, por el delito de  administración fraudulenta. Acto seguido, se dio a conocer la absolución del Tribunal por el delito de estrago culposo. El juez Pablo Bertuzzi presidente del TOF y responsable de leer la sentencia.

Julio De Vido, con la espalda apoyada en el respaldo de su asiento, se mostró tranquilo, relajado, como quien conoce de antemano el resultado que se avecinaba.

Al finalizar la lectura, los familiares, después de unos segundos de silencio, se unieron en un mismo grito de Justicia entre lágrimas al considerar que la sentencia contra De Vido “es inferior a lo esperado, nos queda la apelación vamos a ir por el estrago culposo”.

María Luján Rey fue quien, con la misma bandera que se observó audiencia tras audiencia en mano, animó a los familiares de las víctimas: “La primera condena contra De Vido en Once la conseguimos nosotros”, resaltó, y reforzó su planteo: “Estamos ante una primera victoria”.

Así, los familiares representados por el abogado Leonardo Menghini anticiparon que irán ante la Cámara Federal de Casación exigiendo que De Vido se lo responsabilice por las muertes del siniestro del 22 de febrero de 2012.  En tanto la Oficina Anticorrupción (OA) querellante en el juicio, también irá en queja por la absolución del ex ministro en dicho delito.

Horas antes, Julio De Vido leyó su palabras finales: “Sé claramente dónde estoy y el motivo. Es una decisión política del presidente Macriexpresada claramente en la apertura legislativa en 2016, pidiendo meses más tarde de manera pública mi detención, junto a su ministro de Justicia y alguna diputada, con la que hoy mantiene una disputa pública por el mismo tema de la prisión preventiva. Parece que, entre tantos arrepentidos, el ministro es uno más. Todo muy patético”.

El ex ministro ya está en prisión por el delito de defraudación al Estado en la causa que investigó el desvío de fondos que debía dirigirse a la mina de carbón de Río Turbio y señalado como organizador -con prisión preventiva-, de la asociación ilícita de la recaudación de coimas de empresarios durante su gestión en Planificación.

El juicio ​

Después de escuchar a más de 70 testigos durante un año de audiencias, el fiscal ante el tribunal, Juan García Elorrio, había pedido 9 años de cárcel para De Vido, que llegó al juicio procesado por “estrago culposo agravado por la muerte de 51 personas, más una por nacer y lesiones que sufrieron 789 personas” y por defraudación contra la administración pública.

Por su lado, la Oficina Anticorrupción (OA), en su rol de querellante, había solicitado una pena de diez años de prisión para el ex funcionario K, al acusarlo de estrago culposo agravado por muerte y administración fraudulenta agravada en perjuicio de la administración pública.

En representación de un grupo de familiares, el abogado Leonardo Menghini -tío de Lucas, la última de las víctimas en ser encontrada- también pidió una pena de 10 años para De Vido.

La otra querella de familiares, representada por Javier Moral, había pedido el sobreseimiento del ex ministro respecto del delito de estrago culposo, pero sí lo cree responsable de la administración fraudulenta. Por eso pidió una pena de cuatro años y medio de prisión.

Este juicio dio inicio por orden del Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2) que tuvo a cargo el primer proceso por la Tragedia de Once, por la que tras el fallo reciente de la Sala III de la Cámara de Casación, se detuvieron a 23 acusados, entre ellos a Juan Pablo Schiavi, al motorman Marcos Córdoba, Claudio Cirigliano y 17 ex directivos de TBA, la concesionaria ferroviaria.

El 29 de diciembre de 2015, cuando el TOF 2 dio a conocer la sentencia de los 28 procesados en el primer juicio por la tragedia, pidió que se investigue a De Vido. Hasta entonces, el poderoso ex funcionario no había sido vinculado al caso. El argumento fue que el ex ministro -que entre 2003 y 2012 tuvo bajo su órbita a los ferrocarriles- no podía desconocer lo que pasaba con los trenes. Además, él era el responsable de pagar los subsidios que no fueron destinados a la mejora del servicio o el mantenimiento de los trenes.

El dólar cortó su tendencia a la baja, subió 21 centavos y cerró a $37,65

El Banco Central volvió a colocar más de 100 mil millones de pesos a tasas por encima del 70% para evitar la disparada del dólar.

El dólar rebotó y subió 21 centavos este martes a 37,65 pesos en bancos y agencias de la city porteña, según el promedio calculado por ámbito.com, ante un incremento en la aversión al riesgo.

El billete tocó su máximo en los 37,76 pesos, con un avance de 32 centavos, en la primera parte de la rueda pero luego lograron imponerse las condiciones que incluyen un fuerte apretón monetario.

Como es habitual, el Banco Central realizó una subasta de Letras de Liquidez ‘Leliq’ a 7 días en las que colocó 110.929 millones de pesos, con un rendimiento promedio del 71,4% anual (el lunes, había cerrado en 71,73%) y una tasa máxima de corte del 73%.

Durante la rueda, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, indicó que “en la medida que la actual política monetaria vaya haciendo efecto y la inflación disminuya sin duda quienes le piden tasa al Banco Central para sus Letras van a pedir una tasa más baja” y aclaró que la clave para que baje el nivel de tasa “será el ritmo al que baje la inflación”.

“El negativo clima internacional tuvo un impacto inicial que justificó una suba importante de los precios del dólar que en algún momento arañó nuevamente los $ 37, un nivel que no se repetía desde el 10 de octubre pasado. Sin embargo, las condiciones locales que incluyen un fuerte apretón monetario parecieron imponerse en la segunda mitad del día provocando un recorte del avance de los precios que sobre el cierre se acomodaron con escaso avance respecto de cierre previo”, explicó a ámbito.com el analista Gustavo Quintana.

Las inmobiliarias rechazaron los cambios a la Ley del Alquileres: irán a la Justicia

Representantes del sector expresaron su descontento por las modificaciones porque podrían impactar negativamente en el mercado de la construcción.

Una veintena de representantes del sector inmobiliario se reunieron el lunes de esta semana con el secretario de Vivienda, Iván Kerr, y otros funcionarios del Gobierno para debatir los puntos de la reforma de la Ley de Alquileres.

Lejos de llegar a un acuerdo, los representantes de las cámaras de propietarios y de las de desarrolladores inmobiliarios cuestionaron en un documento este martes el efecto que podrían tener esos cambios en el mercado.

Algunos de los puntos críticos fueron la posibilidad de que el Estado intervenga el sector, que se produzca un aumento de la litigiosidad, que se genere incertidumbre en el valor de los alquileres, que haya garantías perjudiciales, inconstitucionalidad, retiro masivo de las propiedades de alquiler y, por consiguiente, aumento de los alquileres.

Parecía que la reunión del lunes había sido fructífera pero desde el sector inmobiliario afirmaron que “lloverán los recursos de amparo” si se aprueban las modificaciones de la ley.

No acordamos ni consensuamos nada“, afirmaron a La Nación fuentes del sector tras la reunión en la que participaron diputados, funcionarios del gobierno y el secretario de Vivienda.

Entre los puntos debatidos se habló de subir a tres años el plazo de los alquileres, y el ajuste de los valores en base a la variación del índice UVA. Además se tocó el tema de ampliar las variables de avales o garantías a ser presentadas por el inquilino.

Las comisiones, que pasarán a ser honorarios, quedarán a cargo solo del propietario. Además dejará de ser obligatorio el registro en AFIP, pero cualquiera de ambas partes lo podrá hacer en pos de obtener beneficios y certificaciones fiscales.

El proyecto podría tratarse en Diputados a finales de octubre o principio de noviembre tras haber obtenido el dictamen.

Elegido por nuestros editores