25 C
Necochea
InicioLocales"Lo más difícil de todo es verse juzgado por la sociedad, a...

«Lo más difícil de todo es verse juzgado por la sociedad, a través de las fake news»

El ex juez Eduardo Freiler, habló este martes en La mañana de los mares, por Radio Maestra 97.3 donde realizó un repaso de su carrera profesional y de la persecución mediática y judicial a la que se vio expuesto en los últimos años.

Ir a descargar

Integrante en nuestra ciudad de los equipos de gobierno de Coco Taraborelli, de Alfredo Vidal y de Pepe Aloisi, Freiler se radicó en Buenos Aires, donde primero fue fiscal de instrucción y luego fiscal general, hasta que ganó los concursos que le permitieron ser, en primer término juez de primera instancia, y luego camarista federal, cargo en el cual estuvo hasta hace tres años cuando fue destituido.

Contando su propia experiencia como juez, Freiler consideró que su vida en Buenos Aires era más fácil que la de cualquier juez en Necochea, ya que el grado de conocimiento en una ciudad chica puede hacerla más difícil al estar más en contacto con la sociedad. En ese sentido, refiriéndose a su vida profesional en Buenos Aires consideró que “aquí uno pasaba más desapercibido”.

Freiler dividió su trayectoria en dos etapas, la primera como una etapa tranquila caracterizada por todo su derrotero en la función hasta que se vio involucrado en una serie de causas que lo ubicaron en el ojo de la tormenta hasta finalizar con su destitución. En este sentido, sin mencionarlo directamente, Freiler señaló al Grupo Clarín como el responsable directo de la persecución mediática y judicial de la cual fue víctima: “Yo estaba viviendo una vida bastante tranquila hasta que, por el contenido de mis sentencias y demás, comenzó una persecución, primero manifestada a través de un grupo periodístico determinado al cual yo también obviamente le había caído con una sentencia desfavorable para sus directivos. Había pedido que Magnetto y otros dirigentes empresariales de medios de comunicación fueran a declaración indagatoria por la forma en la que se quedaron apoderados de Papel prensa”. A partir de allí, el ex juez consideró que por esa causa y otras, comenzó un sistema implantado desde el anterior gobierno en donde se hizo sentir el poder mediático y judicial.

Continuando con el análisis de los procedimientos que llevaron a su destitución, Freiler explicó que la denuncia en su contra que próspero en el Consejo de la magistratura fue muy irregular, «no se me ha permitido el derecho de defensa en ningún momento, se violaron todas las normas procedimentales que existen dentro del Consejo de la magistratura, hasta llegar al caso más increíble, qué es que el presidente de la corte termina, de alguna manera, entre comillas, secuestrando a un senador nacional para no tomar el juramento para que, de esta manera, sin la presencia de esa senador, tuvieran los votos necesarios como para poder suspenderme y luego llevarme a juicio”.

En este sentido indicó también que el juicio estuvo plagado de vicios. Uno de los delitos que se le atribuyeron era una conducta relativa a un enriquecimiento que no podría justificar, pero, en contra de toda norma no se le permitió presentar una pericia contable. «A todas luces fue algo muy amañado por un grupo ‘interesante’ de personas que yo creo que sigue existiendo al día de hoy, y esto es lo preocupante, porque creo que todo este aparato de persecución periodístico-judicial está intacto», consideró.

Reconoció que toda esta persecución la sufrió mucho, tanto él como su núcleo familiar, e incluso debió mudarse de casa, “es muy difícil desde lo económico, pero creo que lo más difícil de todo es quizá esa situación de verse juzgado por la sociedad, a través de las fake news, estas instalaciones mediáticas mentirosas tendientes a lograr un fin, que en este caso puntual era lograr mi destitución”, explicó, e indicó que para sobrellevar a toda esta situación se apoyó siempre en su familia y sus amigos, quienes siempre estuvieron a su lado.

En otro pasaje de la nota realizada por Osmar Ciotti, Freiler recordó sus comienzos en la abogacía, y contó que antes de estudiar Derecho se encontraba estudiando Ingeniería en La Plata, pero al compartir mucho tiempo con amigos que estudiaban Derecho, descubrió su gusto por la profesión y decidió cambiar de carrera. Asimismo reconoció que en un primer término su gran pasión era el Derecho Marítimo, a partir de la trayectoria de su padre como Práctico en Necochea, e incluso fue fundador del Instituto de Derecho Marítimo y Portuario en nuestra ciudad, pero finalmente se terminó inclinando por el derecho penal.

Por último indicó que si bien hace varios años que está instalado en Buenos Aires continúa manteniendo sus vínculos y afectos en Necochea, «el pago chico para uno es imposible de olvidar», concluyó.

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

spot_img
spot_img
spot_img

Locales

Noticias Relacionas