6.4 C
Necochea
InicioOpiniónAlimentación en las infancias

Alimentación en las infancias

Ya se ha hablado varias veces de que el estado nutricional en los primeros años de vida juega un papel muy importante en el desarrollo físico, psicosocial, emocional y cognitivo.

Lamentablemente hoy en día se está viendo que hay muchos jóvenes que no están recibiendo la alimentación que necesitan, ya sea por carencia o por excesos de nutrientes, se los aleja cada vez más de la posibilidad de crecer y desarrollarse adecuadamente.

Una de las primeras cuestiones a tener en cuenta a la hora de referirnos a la alimentación para las infancias, son las conductas parentales.

A partir de los 6 meses, el bebé comienza a complementar la lactancia con alimentos sólidos y líquidos diferentes. Se recomienda, si es posible, continuar con la lactancia exclusiva hasta los 6 meses y luego de los 6 meses, al incorporar otros alimentos, seguir dando lactancia a demanda.

En esta nueva etapa es fundamental la paciencia y el acompañamiento de los padres y madres.

Resulta un buen momento para incorporar nuevos sabores y texturas a los paladares jóvenes. En esta etapa podemos incluir vegetales, frutas, cereales, legumbres, agua y preparaciones caseras con estos. Jugar con los sabores, no hacer uso de la sal o el azúcar, son paladares muy vírgenes aún.

Se desaconseja el uso de los siguientes alimentos:

  • La miel antes del año de vida es desaconsejada por presentar riesgo de botulismo
  • La carne picada antes de los 5 años (síndrome urémico hemolítico (SUH)
  • Yogures saborizados antes del año (por su alto contenido de sólidos de la leche de vaca y azúcar refinada)
  • El uso de ultraprocesados como snack, golosinas, gaseosas o bebidas azucaradas.

Es importante darle importancia al momento de comer, que el niño o la niña inspeccione la comida, la huela, la toque.

Una vez que el niño o la niña entra en etapa escolar, su entorno se expande. Y su circulo comienza a tener más influencia sobre ellos.

En el colegio tenemos el tema de los kioscos que es algo sujeto a revisión, con la ley de etiquetados se pretende influir positivamente sobre lo que ofrecen los ambientes educativos a sus alumnos. Ya que sigue siendo un momento de desarrollo clave. Y hoy los kioscos están llenos de comestibles ultraprocesados, fiambres, gaseosas, facturas. No se ofrece fruta, ni vegetales. Ahí hay un trabajo más profundo, que va a llevar más tiempo.

Desde casa…

Revisemos siempre como los tratamos en la mesa, que ambiente hay en la mesa, como hablamos de sus cuerpos, si se come mirando la tele, si nos referimos de forma negativa a la alimentación saludable, todo influye en su futura relación con la comida.

No podemos pretender que ellos cambien, si nosotros no hacemos nada por mejorar nuestra alimentación. Siempre a partir del ejemplo.

Armar viandas, incluirlos en el momento de cocinar, también ayuda mucho a que ellos vayan conociendo de donde viene cada alimento, como se prepara, lo que le hace bien, lo que le hace mal.

Hay que normalizar la alimentación real, a partir de los primeros momentos que sea posible. Así es mas sencillo acostumbrar al paladar a las texturas y sabores que proveen los alimentos de la naturaleza y no solo los que ofrece la industria (que suelen ser sabores sintéticos, que con el tiempo es más difícil volver a reeducar ese paladar saturado de sal y azúcar).

Josefina Elpuerto, Nutricionista

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

spot_img
spot_img
spot_img

Locales

spot_img

Noticias Relacionas