9.5 C
Necochea
InicioLocales“No nos daban mucha esperanza de vida, porque éramos mujeres”

“No nos daban mucha esperanza de vida, porque éramos mujeres”

La frase pertenece a Analía Morino, una de las entusiastas integrantes de la Cooperativa de Trabajo “Engraucoop” que funciona con mucho esfuerzo y dedicación en la zona de calle 517 entre Avenida 542 y calle 544 de la ciudad de Quequén. Analía se refirió de esa manera al duro comienzo de ser cooperativistas luego de ser trabajadores abandonados por el sector patronal hace 12 años. “Los primeros años fueron muy duros, pero con el apoyo de distintas organizaciones oficiales y privadas y el acompañamiento de todos los gobiernos municipales en cuatro meses teníamos conformada la cooperativa, conseguimos las personerías provincial y nacional y nos pusimos en marcha, siempre con el objetivo de mantener y dar trabajo”.

“Es la primera vez en dos años y medio luego de la pandemia del coronavirus que estamos parados por estos días de incertidumbre económica y financiera y los consiguientes aumentos en los valores de los insumos. Hace mucho tiempo que veníamos trabajando muy bien y con mucho mercado interno y teniendo en cuenta que con el procesamiento de la anchoíta han quedado pocas fuentes laborales”, remarcó.

Con vistas al futuro y más allá de cuidar y defender todo lo hecho en este último tiempo, la dirigente remarcó que “el sueño es lograr algún día la exportación de lo que producimos, pero para ello, es necesaria una serie de mejoras en el amplio edificio que cubre toda una manzana. Por eso se comenzó la gestión de un subsidio para poder cambiar el techo, tal cual lo establece la normativa vigente y de esa manera lograr la habilitación para exportar, según lo señalado por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA)”.

En diálogo con Néstor Ferreyra en FM 97.3 Radio Maestra, Morino recordó que “somos 17 cooperativistas y 152 trabajadores, en su amplia mayoría mujeres. Trabajamos en época normal dos días a la semana cada dos semanas y desarrollamos la labor artesanal de filetear, envasar y comercializar la anchoíta que es recolectada por pescadores en la zona de Puerto Quequén”. Agregó que “estoy muy orgullosa por todo lo que se logró y lo que lograron las chicas gracias a este trabajo”.

Quienes quieran interesarse por el trabajo de la Cooperativa “Engraucoop”, ex “Engraulis” o adquirir sus productos elaborados, pueden dirigirse a la sede de la calle 517 o comunicarse con el 2262 584115.-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img
spot_img
spot_img

Locales

Noticias Relacionas