12 C
Necochea
InicioAgroEste martes cumple 100 años la Chacra Integrada de Barrow

Este martes cumple 100 años la Chacra Integrada de Barrow

La historia, que con pasión y orgullo fue pasando de boca en boca, dice que los mismos productores agropecuarios de la zona de Tres Arroyos que a principio de siglo pasado fundaron la hoy desaparecida cooperativa de seguros La Previsión, tardaron 15 años en juntar el dinero para poder comprar el campo para crear una chacra experimental. La idea era revolucionaria para la época: el objetivo brindarle herramientas tecnológicas a los chacareros de aquellos tiempos para mejorar su producción.

Con ese espíritu y con esa vocación solidaria nació hace 100 años la “Chacra Experimental La Previsión”, lo que hoy es la Chacra Experimental Integrada Barrow, ubicada en el kilómetro 487 de la ruta 3.

El tiempo ratificaría que sus fundadores fueron unos visionarios: la chacra es 33 años más antigua que el INTA y 26 que el Ministerio de Desarrollo Agrario de la provincia de Buenos Aires, y es la única estación experimental del país que fue creada por productores.

A eso hay que sumarle que a casi 50 años de su fundación, los descendientes de los productores que la gestaron, hicieron un aporte significativo y Barrow se transformó en la primera experimental en contar con una cooperadora para recaudar fondos. Y la última perlita tiene que ver con que en la chacra a través de un convenio conviven en armonía la Provincia, representada por el ministerio de Desarrollo Agrario, y la Nación, a través del INTA.

Fechas para recordar

En 1942, el Poder Ejecutivo provincial establece que las compañías de seguro no podían contemplar la posesión de un establecimiento de las características que tenía la Chacra. Por eso, la propiedad es transferida a la provincia de Buenos Aires y adopta el nombre de Chacra Experimental Benito Machado.

En el año 1948, se anexaron nuevas tierras, llevando a una superficie total de 485 hectáreas, facilitando el acceso a la Chacra por la Ruta Nacional N° 3, permitiendo mejorar la entrada original del camino a la estación Barrow, que sufría periódicos y frecuentes aislamientos por inclemencias climáticas.

En diciembre de 1956 se crea el INTA, con el objetivo de “impulsar, vigorizar y coordinar el desarrollo de la investigación y extensión agropecuaria”.

“En 1962, el por entonces Ministerio de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires firma el primer convenio con el INTA y la Chacra comienza a funcionar con la doble dependencia”, indicó la ingeniera Paula Pérez Maté, la directora de la experimental, quien en febrero de 2019 se convirtió en la primera mujer en dirigir la Chacra.

En ese mismo año, 1962, el Laboratorio de Tecnología de Granos (actual Laboratorio de Calidad Industrial de granos y oleaginosas) instalado en “La Pampa” Cooperativa Agrícola Ganadera de Colonización y Consumo Ltda. de la ciudad de Tres Arroyos, es trasladado a la Chacra Experimental de Barrow.

El 8 de noviembre de 1969, se crea la Asociación Cooperadora de la Chacra Experimental de Barrow, fortaleciendo su relación con el medio rural regional y continuando su accionar con la Chacra Experimental.

En el año 1974, por resolución N° 544/74, el Ministerio de Asuntos Agrarios (hoy Desarrollo Agrario) anexó al patrimonio de la Chacra Experimental un predio de aproximadamente 400 hectáreas ubicadas en cercanía a Claromecó, conociéndose como campo anexo Claromecó.

Como un hecho importante a destacar, es que en el año 1990 la Legislatura bonaerense mediante la Ley 10887 donó a la Asociación Pro-Enseñanza Agropecuaria de Tres Arroyos, una fracción de tierra propiedad de la Chacra, con el objeto de establecer la actual Escuela Agropecuaria de Tres Arroyos (EATA).

En agosto de 1992 se firma un nuevo convenio de colaboración entre ambos organismos públicos MAA e INTA. La Chacra Experimental cambia nuevamente su nombre pasando a denominarse Chacra Experimental Integrada Barrow, incorporando a su dependencia los servicios de extensión que INTA poseía en los partidos de Tres Arroyos, San Cayetano y Coronel Dorrego, como también los dependientes del ministerio en Gonzales Chaves, conformándose así el área de influencia de la Chacra Experimental, y de esta manera se reconoce ante INTA como una Unidad Operativa del Centro Regional Buenos Aires Sur (CERBAS).

Se conforma en ese año 1992 y vigente en la actualidad, el Consejo Local Asesor, aportando ideas e integrando a todos los actores del sector agropecuario, agroindustrial y educativo con las actividades sustantivas de la unidad, siendo a su vez el nexo natural de comunicación con el Consejo Regional Buenos Aires Sur de INTA.

Mejoramiento genético vegetal

– El mejoramiento genético de trigo pan (T. aestivum) por parte de la CEI Barrow comenzó junto con la Chacra en 1923. Se inscribieron muchas variedades que se difundieron, con distinto éxito en los primeros 20 años, con el trabajo de los ingenieros Amos y Brunini (1923-1938). Posteriormente, entre las décadas del 50´ y 60´ se inscribieron 2 variedades más (Bonaerense 105 y Bonaerense 110).

Se siguió trabajando en el mejoramiento con el paso de la Chacra a la provincia de Buenos Aires y en los últimos 30 años se inscribieron 13 variedades (1987-2017), en el marco de distintas vinculaciones con empresas semilleras nacionales e internacionales.

Actualmente se venden alrededor de 85-90.000 bolsas de las variedades de la Chacra en Argentina y próximamente dos variedades serán comercializadas en Sudáfrica.

En el año 2018 se inscribieron tres variedades más de trigo pan. Desde el año 1992 al 2023 se inscribieron 10 variedades de avena. Y del año 1998 al 2020 5 variedades de trigo candeal.

– En el año 1938 comenzaron en la chacra los primeros trabajos de mejoramiento genético en girasol realizados en el país.

– En la década del 40 se dio la obtención de la única variedad de lino blanco existente en el país.

– El trabajo conjunto del mejoramiento genético y el laboratorio de calidad de granos (referente único en trigo candeal y uno de los tres en trigo pan) han posibilitado la concreción de aportes en el fitomejoramiento tendientes a contribuir al aumento de los rendimientos, sanidad y calidad.

– Se realizaron los primeros trabajos de diferenciación de trigos por su calidad, que posteriormente permitieron la elaboración de los “grupos de calidad” actuales.

– Se iniciaron los primeros trabajos de biología e ingesta de isoca medidora en girasol

– Se realizó la identificación de dos biotipos de pulgón verde de los cereales.

– A partir del año 1982 hasta la actualidad, se genera información en ensayos de larga duración, comparando distintas rotaciones y secuencias de cultivos, en siembra convencional y siembra directa.

– Barrow trabaja sobre un modelo productivo de sistema mixto integrado, donde la agricultura y la ganadería se complementan en el uso de los recursos.

– Más de 10 años con generación de información en un módulo de agroecología en cultivos extensivos, y trabajos en transición agroecológica en campos de productores.

Nuestros colegas de “La Voz del Pueblo” y en una especial evocación, como no podía ser de otra manera, señalaron en el final de su informe: “a 100 años de su fundación, la chacra continúa con el legado de sus fundadores y cumple una importante función para los productores de la zona. En Barrow el tiempo pasa, la tecnología y la mística quedan”.-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img
spot_img
spot_img

Locales

Noticias Relacionas