El “Tirador de Belgrano” podría quedar libre

El 6 de julio de 2006, a las 5 de la tarde, un psicópata con un arma autorizada por el Estado, comenzó a disparar  contra la gente que caminaba por Avenida Cabildo, en la ciudad de Bs. As. Mató a Alfredo Marcenac e hirió a 6 personas más. Ya había realizado tres ataques anteriores; disparó a un tren de pasajeros, a un colectivo de línea y contra un grupo de clientes de una confitería, hiriendo a otras 5 personas. Usaba un arma considerada de guerra, con balas talladas para que ocasionaran un daño mayor a sus víctimas. En cada ataque que cometió, planificó la huida. Cuando lo detuvieron tenía el arma que utilizó todos en los hechos, cargada, con 37 municiones en la riñonera. El asesino estaba preparando un nuevo ataque.

Si este hecho hubiera ocurrido hoy, aquí o en cualquier otra ciudad del mundo, los medios de comunicación posiblemente estarían hablando de una masacre y la justicia estaría trabajando para condenarlo con la pena máxima que puede imponer el sistema jurídico. Pero nada de esto ocurrió con el asesino Martín Ríos, “el tirador de Belgrano”. A partir de una burda mentira que pergeñaron los peritos de la defensa con la aprobación de algunos psiquiatras del Cuerpo Médico Forense, lo hicieron pasar por loco y la justicia lo declaró INIMPUTABLE. Después de la sentencia le impusieron una medida de seguridad y lo derivaron a Ezeiza, al pabellón de pacientes psiquiátricos peligrosos, de donde supuestamente no saldría nunca. Hasta la Psicóloga (Martínez Llenas) contratada por sus padres afirmó de él: “…jamás le pondría la firma como forense para dejarlo en libertad, jamás”… Decían que por su peligrosidad Ríos tenía que estar resguardado “por muchísimos años o quizás de por vida”. Sin embargo, antes de los 6 meses de la primera sentencia, los abogados de la familia ya estaban pidiendo que se evaluara su estado mental para sacarlo de esa Unidad Psiquiátrica. Y lo mismo ocurrió después de la segunda sentencia en 2014. Los peritos médicos decían que ya “estaba mejor”, “que extrañaba a su familia”, que “la situación de encierro lo perjudicaba”.  Y hace unos meses, los padres del asesino solicitaron, una vez más, al Juzgado de Ejecución el paso a un psiquiátrico de menor seguridad. Se cumplió así lo que señalamos desde el principio: Martín Ríos mintió, comprendió la gravedad de sus actos y usó la “locura” como una estrategia para evitar la cárcel y está buscando quedar en libertad.  Actualmente, como el Juez denegó el pedido, hicieron un reclamo en Casación. Este asesino que cometió una masacre, que en otras sociedades tendría prisión perpetua, en nuestro país fue declarado INIMPUTABLE y hay riesgo de que lo “premien” pasándolo a un hospital o institución psiquiátrica de sistema abierto y al poco tiempo podría quedar en libertad. Queremos alertar a la ciudadanía y pedir seriedad a los jueces. La Justicia puede y DEBE, por primera vez en estos 11 años, proteger la vida de todos, impidiendo que este asesino salga del  sistema de máxima seguridad en que se encuentra, porque si lo dejan libre, volverá a matar.

Familia de Alfredo Marcenac

Homenaje del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén a Gerónimo Momo Venegas

Al cumplirse un año del fallecimiento de Gerónimo Momo Venegas, el martes 26 de junio a las 11 de la mañana, en la Plaza de la intersección de las avenidas 10 y 59, el Consorcio de Gestión de Puerto Quequén realizará la inauguración de un monolito en su honor, con una placa conmemorativa de su trabajo y esfuerzo.

El Presidente del Ente portuario, Dr. Arturo Rojas, manifestó que “hace once años, Venegas logró el alargamiento de la Escollera Sur de la margen de Necochea, una obra fundamental para contar con un puerto operativo una mayor cantidad de días al año. Hoy, más de una década después y en el primer año de su fallecimiento, como si Momo desde el cielo siguiera gestionando con todas sus fuerzas por nuestra ciudad, estaré firmando con la Princesa Astrid de Bélgica el contrato para la obra de Profundización a 50 pies de nuestro Puerto Quequén, una obra que significará más trabajo y desarrollo para todo nuestro distrito, como lo hubiera anhelado nuestro querido Momo”.

“En el primer aniversario sin la presencia física de nuestro querido Momo, un incansable gestionador para el distrito de Necochea y nuestro puerto, le brindamos un humilde homenaje en la Plaza cercana a la banquina donde Gerónimo Venegas comenzara a trabajar a sus nueve años fileteando pescado” , resaltó el Dr. Arturo Rojas.

La placa conmemorativa contendrá un código QR, que al scannearlo con los dispositivos móviles, los visitantes podrán visualizar un video sobre la biografía de Gerónimo Venegas.

“Venegas amaba profundamente esta bendita ciudad. En gran medida, la concreción de las inversiones en nuestro distrito se debe a haber contado con un dirigente referente en las altas esferas de la política provincial y nacional”, remarcó el Dr. Rojas.

El Presidente del Consorcio de Gestión no podrá estar presente en la ceremonia conmemorativa por encontrarse en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en el marco de la misión comercial de la Princesa de Bélgica y una delegación de empresarios.

Gustavo Ibarra:“Estamos sorprendidos por la decisión que tomaron”

Gustavo Ibarra, exconcesionario de la Unidad Turística “Monte Pasubio”, estuvo en “La Mañana de los Mares” y explicó el conflicto que mantiene con la Municipalidad de Necochea, al no otorgarle la prórroga por cinco años más. Luego de la notificación hecha por parte del Ejecutivo, se interpuso un recurso de queja administrativo, que fue denegada. Para el empresario la suerte ya está echada y hasta tendría alguien asignado como nuevo concesionario.

En el mes de abril se conoció la noticia que la Municipalidad de Necochea decidía no prorrogarle la concesión a quien venía teniendo la explotación de la Unidad Turística Fiscal llamada “Monte Pasubio”. La decisión del Departamento Ejecutivo fue tomada haciendo uso de la potestad, que a su criterio, estaba legítimamente dada a través de lo que el contrato rezaba. Todo lo contrario es la opinión del concesionario, quien entiende que se trata de un acto arbitrario “Nosotros estamos sorprendidos por la decisión que tomaron. Desde que nos hicimos cargo del lugar, que no había nada, nosotros lo fuimos levantando e invirtiendo en ese lugar”.

En la entrevista que le realizaba Alejandro Sánchez y Osmar Ciotti en “La Mañana de los Mares”, el apoderado de Raquel Paulini, extitular de la concesión, Gustavo Ibarra explicó el conflicto que se desató hace un par de meses “Nosotros hicimos uso de esa facultad, donde figuraba en el contrato. Esta decía que una vez vencido el plazo de quince años, podíamos tener una prórroga por cinco años más”. La cláusula en cuestión, según Ibarra manifestaba que “Sí nosotros cumplíamos con todo lo pautado en el contrato de concesión, se nos debía dar la extensión del plazo. Entonces, sí hicimos todo, ¿Por qué no nos dan la prórroga? Para nosotros es totalmente arbitrario”.

Luego de habérsele rechazado el recurso de queja administrativo, interpuesto ante la Subsecretaría Legal y Técnica, parece ser que el tema no se habría terminado. Más allá de que como el mismo Ibarra manifiesta “No nos vamos a aferrar y quedarnos allí, pero lo que si es que sí nos toca irnos y va patrimonio municipal que nos den tiempo para poder llevarme las cosas, que no pase como con La Hélice”.

Antes de terminar la entrevista, terminó la nota con un dardo “Yo sé que la próxima concesión del lugar está comprometida políticamente, porque sé que es así” Al repreguntarle sí sabía quién era, en primer lugar no quiso decir, pero luego terminó diciendo “Está prometida a alguien relacionada a los medios”.

Escucha la Nota Completa:

Ir a descargar

 

Elegido por nuestros editores