22/05/2024

Locales

necochea se paralizó por el voley

Hace 26 años, Luz y Fuerza se consagraba campeón de la Liga Nacional de Voley

20/04/2024 14:05 | Un mes de abril pero de hace 26 años atrás la ciudad de Necochea se paralizaba para vibrar y sufrir al ritmo del voley. El combinado local de Luz y Fuerza llegaba a la final de la Liga Nacional de Voley y, contra todo pronóstico, derrotaba por 3 a 1 en una dura serie al gran candidato Ferro que contaba en sus filas con leyendas como Hugo Conte y Waldo Kantor, para darle a toda la ciudad un título inolvidable.



Hace 26 años, las noches de nuestra ciudad se paralizaban para disfrutar de lo que, a la postre, terminaría siendo un título a nivel nacional en el más alto nivel del voley. El 19 de abril de 1998, un equipo de jóvenes talentosos y relativamente desconocidos en ese momento se coronó campeón de la Liga Nacional de vóleibol en una emocionante final disputada en el Piso de Deportes del Club Rivadavia.

Luz y Fuerza tuvo que enfrentarse en la final al favorito Ferro Carril Oeste, un equipo experimentado que contaba con las habilidades de dos medallistas olímpicos: Waldo Kantor y Hugo Conte.

Su logro no fue fruto de la casualidad, por más que muchos consideraron entonces sorpresiva la caída de Ferro, un club con trayectoria y títulos de todo tipo, que además se reforzó para esta competencia con dos próceres como Kantor y Conte.

Sin embargo, el equipo de Necochea logró imponerse y obtener la victoria, dando lugar a una jornada épica que fue presenciada por una multitud de 2.500 personas en el estadio y otros cientos que no pudieron acceder y debieron seguir el encuentro por una pantalla gigante instalada en las inmediaciones.

Justamente en no acomplejarse ante semejante oposición, en mostrar personalidad en los momentos decisivos, se basó la coronación de Luz y Fuerza, un conjunto que en la serie regular no prometía sucesos, pero luego fue creciendo hasta hacerse invulnerable.

La gesta de Luz y Fuerza fue destacada en los medios de comunicación de todo el país, convirtiéndose en una noticia que trascendió el ámbito deportivo. Es importante destacar que este logro se convirtió en un hito histórico para la ciudad de Necochea, que durante ese año no fue noticia por escándalos políticos o destapes en la costa, sino por la hazaña deportiva de un grupo de jóvenes talentosos que supieron superar todas las expectativas.

Técnicamente, contó con una defensa que recuperó todo lo que Ferro remató. Y dispuso de dos jugadores que resultaron imparables para los visitantes: los brasileños Castaldelli y Eloe. Pero vale insistir en la actitud del equipo de Necochea; su entrega, su humildad y su garra pesaron más que otros rivales, con más pergaminos y más presupuesto.

El sueño de participar en la Liga Nacional de vóleibol comenzó a materializarse dos años antes de la histórica victoria de Luz y Fuerza en 1998. El dirigente Marcelo «Popi» Carabajal lideró las gestiones para obtener la plaza en la Liga y con el equipo de jóvenes valores llegaron más lejos de lo esperado.

Los primeros años de la conducción técnica estuvieron a cargo de Hugo Fiorentino y Fernando Esparraguera, mientras que Jorge Bellendier, entonces director técnico de la Selección argentina juvenil, se convertiría en el entrenador del equipo campeón. El plantel estaba compuesto por jugadores como Agustín Fernández, Rogerio Castaldelli, Marcos Vinicius Eloe, Osvaldo Amitrano, Hernán De Luca, Gastón Alvarez, Gustavo González, Leandro García Mónaco, Martín Meana, Emiliano Knudsen, Rodrigo Díaz y Pablo Meana. El cuerpo técnico lo completaban Carlos Rens, Hugo Fiorentino, Horacio Espinosa y Antonio Amitrano.

Los éxitos deportivos del equipo de vóley comenzaron a llamar la atención del público, que solía estar más interesado en otros deportes. El equipo demostró su carácter en las semifinales, donde se enfrentaron al favorito Obras de San Juan. A pesar de perder la revancha, el equipo consiguió una histórica victoria en el tercer y decisivo partido al día siguiente en un estadio repleto de hinchas locales.

En la primera fase de la Liga Nacional, Luz y Fuerza ganó en sus tres primeros partidos como local y se ubicó sexto en las posiciones, logrando el objetivo de alcanzar los play off. En cuartos de final, superó a Mendoza de Regatas en dos partidos y avanzó a semifinales. El público acompañó al equipo de manera entusiasta durante toda la campaña, en contraste con dos años atrás cuando el mismo rival los había derrotado en la primera edición de la Liga.

En total, el equipo jugó 33 partidos en la temporada 1997-1998 de la Liga Nacional, ganando 22 de ellos y demostrando su temple en momentos clave. Esta hazaña deportiva seguirá siendo recordada por siempre.

Temas de esta nota:

VOLEYLUZ Y FUERZA