19/07/2024

Policiales

Causa Narco

Prisión Preventiva para Todos los Acusados

02/07/2024 22:54 | En una decisión que resuena en el ámbito judicial de Necochea y La Matanza, la jueza de garantías Aída Lhez ha ordenado la prisión preventiva para los siete integrantes de una presunta banda narcotraficante desmantelada hace poco más de un mes.



La medida responde al pedido del fiscal Carlos Larrarte, quien imputó a los detenidos por el delito de “comercio agravado de estupefacientes”.

Entre los implicados se encuentra Noel Marti, ex subcomisario y señalado como líder del grupo. Junto a él, Leonardo Jover, Miguel Volpe, Carlos Amondarain, Oscar “Willy” Cribilleros, Ayelén Gómez y Adriana Beldoménico, enfrentan cargos graves, incluido el de “tenencia ilegal de arma de fuego” para Jover, en cuyo domicilio se encontraron cuatro armas de fuego.

Los cuatro hombres permanecerán en la Alcaidía N° 44 de Batán, mientras que Cribilleros continuará detenido en una unidad de Prefectura en Puerto Madero, Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Por otro lado, Ayelén Gómez, pareja de Jover, seguirá con arresto domiciliario en un departamento de la villa balnearia debido a las condiciones precarias de la Comisaría de la Mujer de Mar del Plata. Adriana Beldoménico, la otra mujer detenida, seguirá en la cárcel N° 50 del pabellón femenino de Batán, aunque podría obtener también el beneficio de prisión domiciliaria.

La audiencia, que se extendió durante la mañana y parte de la tarde del martes, se llevó a cabo en la sala del Tribunal Criminal N° 1. Allí se evaluó detalladamente la situación de cada uno de los imputados en esta causa que ha sacudido a la comunidad necochense. La simultaneidad de los allanamientos, la cantidad de detenidos y el impresionante volumen de las incautaciones – cocaína, armas, vehículos y lingotes de oro – han dejado perplejos a los ciudadanos. Además, los inmuebles allanados, que incluían departamentos de la Gran Galería Central transformados en espacios de entretenimiento nocturno y modernas casas con interiores poco familiares, han revelado el alcance y sofisticación de la operación criminal.

Los acusados enfrentan penas que van de seis a veinte años de prisión por el delito de “comercio agravado de estupefacientes”, en un caso que continúa generando gran expectativa y preocupación en la sociedad local.