30/05/2024

Locales

López compró computadoras, no las pagó y el municipio tuvo que devolver la plata a la nacíon y pagar al proveedor

23/04/2021 |



A medida que pasan los meses se van descubriendo más desaguisados de la gestión del Bioquímico Facundo López. Ahora se pudo saber que se le giró dinero para comprar insumos tecnológicos, se los adquirió fuera del plazo acordado y no se pagaron, deuda que también saldó el actual gobierno.

Según lo adelanto el matutino local, la Municipalidad de Necochea devolvió ayer al Ministerio del Interior de la Nación la suma de $1.474.142,60 por un convenio de cooperación, que firmó la gestión anterior y que no cumplió en los términos acordados.

Dichos fondos habían sido girados en noviembre de 2018 para comprar 86 computadoras, servidores y dos impresoras. Sin embargo, la compra –solo de las computadoras- se hizo recién en 2019, fuera de los plazos de ejecución acordados, y además no se compraron todos los elementos que debían adquirirse de acuerdo al convenio. Por tal motivo, el Ministerio exigió la devolución de los fondos, que finalmente fueron devueltos ayer por la administración de Arturo Rojas.

A esto se suma, que el gobierno de Facundo López, no solo no compró todos los insumos tecnológicos acordados y no cumplió los plazos previstos en el convenio, sino que tampoco les pagó en su totalidad a las empresas proveedoras por las 86 computadoras que se entregaron.  De esta deuda, por un total $ 1.032.000, también se hizo cargo la actual administración municipal.

El convenio

La secretaria de Hacienda y Finanzas Públicas, Graciela Mamelucco, explicó a Ecos Diarios que ayer la Municipalidad hizo la devolución de los fondos al Ministerio del Interior por un convenio específico de colaboración que había firmado la gestión anterior el 5 de noviembre de 2018.

El convenio consistía en una asistencia técnica de modernización del Estado y preveía la compra de 86 computadoras, 86 monitores, cuatro servidores y dos impresoras. El 70% de los fondos iban a ser enviados por la Nación y el 30% debía aportar el municipio.

“Había un plazo para ejecutar el convenio y un plazo para rendir cuentas, pero ninguno de estos plazos se cumplieron”, explicó la funcionaria.

Los fondos llegaron a la Municipalidad el 22 de noviembre de 2018, es decir, dentro del mismo mes que se firmó el convenio. De ahí en más, había un plazo de seis meses para ejecutar el convenio. Al respecto, Mamelucco aclaró que “el plazo de ejecución vencía el 22 de mayo del 2019, pero para esa fecha todavía no se habían emitido las órdenes de compra para esta adquisición”.

En este punto hay que tener en cuenta que el dinero otorgado para los insumos era acorde a los precios de octubre de 2018, pero para mayo de 2019 ya habían quedado desactualizados.

Entonces la compra que iba a realizarse por $ 2.105.000 (70% aportaba la Nación y 30% el municipio), ya en abril, cuando se hizo la licitación, pasó a ser de $2.536.000.

La licitación

El 4 de abril de 2019 se hizo la licitación, y resultaron ganadoras dos empresas, a una se le adjudicó las 86 PC, impresoras y servidores y a la otra, los 86 monitores. Finalmente, de estos insumos, sólo se recepcionaron las computadoras a un precio diferente del que constaba en el convenio.

“Eso no hubiera sido problema si la Municipalidad hubiera adquirido la totalidad de los elementos porque, más allá de que se adjudicaron los servidores y las dos impresoras, esta compra nunca se concretó”, explicó la secretaria de Hacienda y agregó que “era una condición inexcusable en la rendición de cuentas la compra de todos los ítems más allá del precio”. Al no haber comprado los servidores y las impresoras porque las empresas no pudieron mantener el precio, el Ministerio del Interior entendió que no se cumplió con el objeto del convenio.

Además, después del plazo de ejecución que venció el 22 de mayo, había 30 días hábiles para hacer la rendición de cuentas, es decir, el 4 de julio de 2019, pero para esa fecha ni se habían recibido los monitores ni las computadoras, que finalmente después, fue lo único que recibió el municipio.

En agosto de 2019, la gestión de López le paga a una de las empresas $ 900.000, del total de $1.522.000, y a la otra firma, a la que se le debía $ 410.000, no le paga nada.

Ya durante la gestión de Arturo Rojas, la empresa Grupo Núcleo quería venir a retirar las computadoras por falta de pago. Intervino el área de Legales, en plena pandemia, y se acordó el pago de los $ 622.000 que se debían, en dos cuotas, monto que se efectivizó en junio y en agosto de 2020.  Además, se pagó la deuda por $410.000 a la otra empresa.

Cuando finalmente la secretaria actual de Hacienda quiso hacer la rendición de cuentas en el Ministerio del Interior de la Nación, no se la aceptaron porque no se habían adquirido todos los ítems acordados en el convenio y porque estaba todo fuera de plazo.

Ante esta situación, la actual administración municipal hizo ayer una transferencia por el total de $1.414.142,60, lo que significa que tuvo que devolver los fondos porque no se cumplió el convenio y además pagarles a las empresas proveedoras por $1.032.000 porque habían entregado las computadoras, pero tampoco se las habían pagado.