13/04/2024

Locales

Conflicto en Garbarino: incertidumbre en Necochea aunque su local permanece abierto

03/07/2021 |



La cadena sigue con problemas financieros y ahora busca un comprador. Tiene una deuda de más de $4.600 millones y están pendientes unos 3.800 empleados. En la ciudad de Necochea, la sucursal de la empresa está ubicada en pleno centro, puntualmente en la avenida 59 entre 64 y 66 y su plantel está compuesto por un encargado y tres trabajadores.
Según fuentes sindicales los cierres son en todo el país. Sin embargo, desde la empresa dicen que no es verdad.

Carlos Rosales, dueño de la cadena rechazó la oferta de compra que propuso Facundo Prado, propietario de la firma de telecomunicaciones Supercanal Arlink, y ahora busca nuevas alternativas para la mayor cadena de electrónica y electrodomésticos del país.
La delicada situación de Garbarino se profundizó durante la fuerte caída del consumo que se produjo durante los últimos años, iniciada durante el gobierno de Mauricio Macri y posteriormente por la pandemia. Sus trabajadores hoy cobran desde hace meses sus salarios en cuotas.

De todos modos, Carlos Rosales aún busca una salida a la crisis y analiza alternativas, que incluyen la venta de una parte del negocio, con inyección de fondos para solventar la situación financiera.

En este marco, el secretario general del Sindicato de Empleados de Comercio de Necochea Cristian Arriaga dijo a Radio Maestra y Necochea Digital que “la sucursal local permanece abierta desde este jueves, pedido efectuado por notificación al encargado del establecimiento céntrico y que la Federación de Trabajadores de Empleados de Comercio a nivel nacional ratificó su estado de alerta y movilización en cada audiencia que ha tenido con la empresa a instancias del Ministerio de Trabajo de la Nación”.

Agregó Arriaga que “la empresa acudió a las reuniones ministeriales, asumió compromisos que después no pudo cumplir, por ejemplo en pagos. No en Necochea pero en otros lugares del país, se suspendió gente, se cerraron sucursales sin ningún tipo de pagos al personal como el caso de Río Cuarto. Ojalá que la semana entrante tengamos buenas noticias, que se haya vendido la empresa, que se recupere la actividad y fundamentalmente que los trabajadores puedan cobrar todos los salarios caídos que tiene”.-