20/06/2024

Opinión

Un triunfo que supera lo deportivo

12/07/2021 |



*Por Alejandro Sanchez

La Selección nacional de fútbol después de mucho batallar y de mucho tiempo calendario obtuvo la Copa América, o sea, un título oficial tras 28 años.

Con el agregado de que ganó en Brasil ante el rival de Todo la vida. Un auténtico maracanazo.

Esto generó que miles de necochenses se unieran en un sólo festejo, cientos de vehículos y bicicletas coparon la Diagonal San Martín camino a la 83 y 2 epicentro de los diferentes festejos que hace años no era tan multitudinario como fue el de la noche del pasado sábado.

Allí todo era celeste y blanco y la emoción se sentía desde los más  pequeños hasta los que peinan canas. La alegría era inmensa. De nuevo como campeones, que es lo que más nos gusta a los Argentinos.Hasta acá lo estrictamente deportivo.

Pero lo que ocurrió en la noche del sábado fue algo más.Sí, hubo un pueblo unido celebrando una justa deportiva.Hubo un hecho que nos hermanó, nos unió e hizo que todos “tiremos para el mismo lado” como tantas veces escuchamos en nuestra ciudad.

Está claro que hubo un desahogo enorme, todos desde hace tiempo buscábamos una excusa o algo para poder gritar, cantar, llorar, emocionarnos y encontrar en el otro el mismo sentimiento, aunque seamos desconocidos.

La algarabía y la alegría se contagian, como también la esperanza.Y eso, un triunfo, una selección fue la excusa perfecta para dar rienda suelta a tanta energía contenida, a tantas ganas de festejar. Y fue hermoso.

El optimismo reinó durante todo el sábado en Necochea una gran mayoría vaticinaba el triunfo que por la noche los Messi, Di Maria, el Dibu Martinez, Paredes, De Paul, Otamendi , Sacaloni y muchos más confirmaron.Y después todos fuimos uno y no hubo grieta que nos divida. Juntos pudimos.

Es hora de que eso no sea en vano. Estamos transitando un momento complejo,que nos cambió la forma de vida y dificulta llevar adelante nuestros días. Por eso la esperanza y el optimismo tiene que volver a ser parte de cada uno de nuestros días. La pelota nos dio la oportunidad de mostrar que lo podemos hacer. Hagámoslo de nuevo, hasta que sea una costumbre, así no dependamos de un gol.