22/05/2024

Locales

Se reivindicó a la política a 47 años del golpe de estado de 1976

25/03/2023 |



Este viernes 24 de marzo, el “Colectivo por la Memoria de Necochea y Quequén” dio a conocer un documento que se leyó en un tramo de las actividades desarrolladas en el sector del “Paseo de la Memoria”, en Plaza Dardo Rocha, ubicado frente al ex Colegio Nacional de nuestra ciudad: “En distintas etapas nos hemos encontrado en esta plaza.

Muchos de los presentes recordarán actos mínimos, de 15 o 20 personas, otros años más numerosos y algunos realmente multitudinarios, los últimos con marchas muy importantes. En todos esos actos hemos hecho homenajes, recordatorios emotivos, compartido expresiones artísticas, documentos y adhesiones. Pero fundamentalmente, lo que debemos recalcar es que cada uno de esos actos, fueron actos políticos.

Hoy, a casi 40 años de festejar el retorno a la democracia, se escuchan voces que proclaman la anti política. Como si eso fuese posible. Sabemos que cada acción humana en una sociedad es política. Las luchas populares, las resistencias a las dictaduras, la organización de los pueblos en pos de sus derechos es política. Los secuestros y desapariciones, las torturas y violaciones, en síntesis, el terrorismo de estado que fue clave para aplicar un modelo económico de exclusión de las mayorías. Eso también fue político. Y ahora nos preguntamos por qué se está aceptando, que todos los males actuales, son por culpa de “la política” sin diferenciar qué sector o sectores de la sociedad llevan a cabo una u otra política. Hace 47 años un golpe cívico-militar y eclesiástico, derrocaba al gobierno legítimo y constitucional peronista que luego de 18 años de proscripción pudo participar de las elecciones. Como habían hecho ya en 1930 con el gobierno radical de Hipólito Irigoyen, en 1955 con Perón, en el 62 con Frondizi, en el 66 con Illia, las FFAA se pusieron al servicio de los sectores antipopulares.

Como cada una de aquellas veces, los mal llamados “golpes militares” no fueron otra cosa que acciones represivas contra la clase trabajadora, al desplazar gobiernos progresistas, para aplicar planes económicos que favorecieron a los sectores dominantes serviles al imperialismo. No tenemos hoy golpes militares para aplicar esas medidas políticas, pero ¿de qué forma y quienes llevan adelante hoy acciones políticas contra los intereses populares? En esta etapa vemos con claridad que el poder judicial lleva la delantera en esas acciones. Un gran sector de ese poder se ha transformado en lo que se denomina “Partido Judicial”. Partido que ejerce un poder no emanado de elección popular sino que se ha ido formando a través del tiempo, con la famosa “familia judicial”. O sea un enorme grupo de personas enlazadas por parentesco o afinidades de negocios y prebendas. Y aquí entramos en el significado de otra palabra “maldita” IDEOLOGIA. Para las y los que proclaman el fin de las ideologías, bueno, la ideología que emana del Partido Judicial está más viva que nunca. Es la ideología de la clase dominante, de la exclusión social, del odio de clase.

Llegamos entonces a los discursos de odio. ¿hacia quiénes están dirigidos ? ¿Quiénes los promueven y ejecutan? Esos discursos de odio no están dirigidos a sectores empresarios, agroexportadores, medios informativos o financieros.

Justamente porque de esos sectores emanan las expresiones de odio y actos de violencia.Pero paradójicamente vemos que esas acciones son ejecutadas por personas que no pertenecen a los sectores privilegiados, sino que, siendo perjudicados justamente por las políticas aplicadas por esos sectores, actúan de esa forma, por estar ideológicamente identificados con ellos. Clases medias bajas, clases medias medias y clases medias altas ligadas ideológicamente con las clases altas dominantes, atacan discursivamente a los sectores más castigados por políticas de exclusión, que son las clases populares, trabajadoras y trabajadores registrados o no, cuentapropistas, recicladores, trabajadores de la economía popular. Esto se conoce por aporofobia. Neologismo que da nombre al miedo, rechazo o aversión a los pobres. Y a esto llegamos por justamente acciones políticas de una determinada ideología. Eficazmente ejecutada por las clases dominantes, su poder mediático y judicial. Pero esas expresiones de odio hacia los sectores más humildes, por supuesto que se traslada a las personas que, ejecutando determinadas políticas, favorecieron a esas clases, que recuperaron derechos, mejoraron su nivel económico, accedieron a una mejor educación y salud. Lo que sintetizamos en una mejor calidad de vida. Es por todas estas situaciones que llegamos a preguntarnos ¿es esta democracia la que resuelve los problemas de las mayorías populares? ¿o es esta democracia la que consolida los privilegios de las clases dominantes? ¿Falla el sistema o fallan nuestros representantes? Es el sistema y son nuestros representantes los que no dan respuesta a los reclamos populares. ¿Si no cómo se entiende que es el Fondo Monetario Internacional el que dicta la política económica?

Vemos indignados que hay un poder antidemocrático, un poder hereditario, corrupto e impune que atenta contra la democracia. Un poder que retarda los juicios a los represores y se niega a juzgar a los cómplices civiles. Hace unos días falleció Carlos Pedro Blaquier, impune. Nunca llegó a sentarse en el banquillo de los acusados, por los secuestros de las "Noches del Apagón" en Jujuy, gracias a que la Corte y la Casación dilataron durante casi ochos años la investigación. También los civiles que, al frente del Ingenio La Fronterita, fueron cómplices del terrorismo de Estado, siguen impunes.

En otro fallo la Sala IV de la Cámara de Federal de Casación Penal , absolvió a los hermanos Julio y Emilio Méndez, condenados en 2012 por su participación como cómplices del secuestro y asesinato del abogado laboralista de Olavarría, Carlos Alberto Moreno en 1977. Y se podrían citar muchos casos más de empresarios impunes. Celebraremos los 40 años de continuidad democrática y también celebraremos los 50 años de la recuperación de la democracia, en aquel icónico 1973. Recuperación que al igual del 83, fue producto de la lucha organizada, persistente y sacrificada de miles de militantes populares, trabajadores sindicalizados, estudiantes secundarios, universitarios, y organismos de DDHH. Pero también denunciamos los retrocesos y falencias en la satisfacción de las más elementales necesidades de nuestro pueblo en la actualidad. Luego de que empresarios fugaran miles de millones de dólares y que el anterior gobierno tomara una descomunal e ilegal deuda con el FMI.

Es lamentable e indignante que en esta democracia, las vidas de los 30.000 no estén siendo honradas. Anhelaban una patria sin excluidos, con justicia social, con inclusión, con derechos para todas y todos. A 40 años, todavía nos preguntamos ¿dónde están los cuerpos de las y los desaparecidos? ¿Dónde están las y los nietos secuestrados? ¿Dónde está Jorge Julio López?Por todo esto honremos la lucha y entereza de la compañera Hebe de Bonafini. Exijamos la libertad de Milagro Sala y demás presos políticos. Sabemos que no hay democracia sin reforma judicial. No hay democracia con violencia institucional.

Falta mucho para lograrlo y no es tiempo de especulaciones. Seamos dignos continuadores de esas luchas. - Por una Democracia sin proscripciónes.- Por cárcel común y efectiva a todos los genocidas. No a las domiciliarias.- No a la judicialización de la protesta social. - Absolución para Pierina Nochetti YA!- ¿Dónde está Tehuel?- Por el cumplimiento del Cupo Laboral Travesti-Trans.- Por una real aplicación de la ESI y de la interrupción legal del embarazo.- No a la militarización de Latinoamérica. - Justicia por los soldados torturados por sus superiores en la guerra de Malvinas. - Con el FMI no hay justicia social ni derechos humanos.- 30.000 COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS DESAPARECIDOS, PRESENTES! - AHORA Y SIEMPRE!