19/06/2024

Política

La ACT empatiza con el fallecimiento de un femicida y pide explicaciones al Ejecutivo

30/03/2023 |



En la sesión ordinaria de este jueves, el bloque de concejales de la Agrupación Comunal Transformadora (ACT), a través de un proyecto de Minuta de Comunicación, pidió explicaciones al Departamento Ejecutivo municipal por el fallecimiento de un femicida a causa de un paro cardiorrespiratorio en la playa de Necochea.

El documento hace hincapié en la solicitud de informes sobre la cantidad de Desfibriladores Externos Automáticos (DEA) con los que se cuenta en el sector marítimo, desde el Balneario Los Ángeles y hasta Costa Bonita, desconociendo que el hecho en cuestión ocurrió fuera del horario en el que los Guardavidas prestan su servicio, alrededor de las 21:30 del pasado 4 de marzo.

Vale recordar que la víctima fue asistida por personal de la Dirección de Defensa Civil de la comuna, mucho antes de que llegarán los servicios médicos de emergencia, y murió a consecuencia de un infarto masivo cuando realizaba actividad física y terminando una extenuante jornada de calor.

También es importante recalcar que ese mismo día otra persona que se descompensó en las playas de Quequén fue asistida con un DEA maniobrado por los rescatistas de la zona, quienes lograron salvarle la vida a la espera de su traslado al Hospital Emilio Ferreyra.

El proyecto que firma el doctor Juan Pedro Arabarco, como presidente del bloque de ediles, pide explicaciones por “los recientes hechos ocurridos en las playas de Necochea y Quequén con relación a personas que han sufrido eventos cardiacos y de los cuales debemos lamentar el fallecimiento de un vecino Necochense”, buscando empatizar con al autor del brutal asesinato de Claudia Iraola, una profesora de arte que tenía 37 años al momento de ser quemada viva y cuyos restos fueron encontrados carbonizados en el baúl de un auto en pleno Parque Miguel Lillo.

Haciendo un poco de memoria, que nunca está de más a la hora de buscar algo de empatía -sobre todo si de concejales que representan los intereses del pueblo se trata-, el espantoso hecho ocurrió en mayo de 2.001 y terminó con el productor agropecuario condenado, 24 meses más tarde, a la pena de 22 años de prisión que, de haber existido la figura del femicidio en esa época, le habría impedido estar disfrutando del relax playero como cualquier hijo de vecino porque su condena hubiera sido de prisión perpetua.

Dos de los tres encargados de juzgarlo, en aquel entonces, atenuaron la pena alegando que el homicida entró en shock ante el anuncio de que su mujer quería terminar la relación y pedirle el divorcio. Solo pasó 12 años preso, recuperando su libertad tras un fallo escandaloso que alegó buena conducta y beneficiado por el régimen del 2x1.