15/06/2024

Agro

“La mejora de la calidad del trigo es una política que llegó para quedarse”, dijo Javier Rodríguez

22/05/2023 |



En un alto de tanto kilómetro recorrido por toda la provincia, el ministro de Desarrollo Agrario bonaerense, Javier Rodríguez, le destina una porción de su mañana a hablar con La Voz del Pueblo. Y la charla se enfoca directamente en las distintas acciones que desde su cartera se han llevado a cabo para responder a la demanda del sudeste y sudoeste bonaerense.

“En el interior provincial hay muchísimas deudas estructurales y sabemos que son procesos que no se resuelven de un día para el otro, por eso además de responder a las necesidades o problemas urgentes también pensamos en políticas a largo plazo que permitan generar desarrollo local y regional, trabajo genuino, arraigo y, en definitiva un crecimiento más equitativo de todo el territorio”, dice en el inicio, a modo de definición general.

– La provincia de Buenos Aires es la mayor productora de trigo del país, ¿qué expectativas tienen desde el ministerio respecto a la campaña que se inicia?

– Estamos teniendo un escenario donde si bien la tendencia general es a la normalización en términos de precipitaciones, en la zona norte de la provincia todavía estamos en niveles que requieren de mayor cantidad de precipitaciones. Pero nosotros vemos que hay mucho interés y muchas expectativas puestas por los productores en la siembra de esta campaña y allí donde las condiciones climáticas lo van a permitir y lo están permitiendo, creo que va a habar buenos niveles de siembra.

– Tres Arroyos y su zona de influencia se diferencia por la calidad de sus trigos, ¿seguirán trabajando en la elaboración del mapa de calidad triguera de la provincia?

– Por supuesto que nosotros planteamos que cuando hablamos de la producción triguera hay un desafío con respecto al volumen, a producir más, pero también hay un desafió muy importante a afrontar que es a producir trigos de mejor calidad. Eso lo vemos presente en la demanda internacional, en el consumo local, y por eso lanzamos en medio de la pandemia el programa de mejora de calidad de trigo que le permite a los productores por un lado obtener los análisis gratuitos de la calidad de sus granos, conocer la calidad que cosecha antes de la comercialización; y también ir marcando una línea de trabajo en cuanto a que esa diferenciación de calidad se tiene plasmar en diferenciación de precios.

Entonces, sin dudas, para nosotros la mejora de la calidad del trigo es una política que llegó para quedarse, es fundamental. Y es algo también que tiene muy buena respuesta por parte de los productores cuando empiezan a averiguar sobre los beneficios de precio que pueden lograr. Por eso estamos generando, a partir del programa de calidad -que llevamos realizándolo tres campañas en conjunto con las Bolsas de Cereales de Buenos Aires y Bahía Blanca-, el mapa para diferencias qué se produce en cada región.

Y todo esto viene de la mano de otra línea de trabajo por la que hemos apostado fuerte y que tiene que ver con la investigación en semillas. Estamos en proceso de inscripción de tres variedades nuevas de trigo pan y dos de trigo candeal desarrolladas en la Chacra Experimental Integrada Barrow.

– Pasemos a la ganadería, ¿qué aceptación tuvo por parte del ganadero el plan de prevención de enfermedades venéreas?

– Hemos logrado realmente una transformación muy importante en la ganadería con el Plan de Prevención de Enfermedades Venéreas en Bovinos, y que si logramos erradicarlas la provincia podría tener 870 mil terneros más por año. Cuando arrancamos el plan, el 49% de los productores hacían los testeos de venéreas, lo que se conoce como el raspaje. Y al 15 de noviembre del año pasado, un año y medio después de que lanzamos el plan y que era una fecha de verificación para los productores de mayor escala, tuvimos una adhesión del 85%.
Nuestro desafío es mejorar la productividad y venimos trabajando en líneas que permitan mejorarla. Y creemos que hay mucho para ganar a partir de las mejoras en sanidad, en los manejos, en ofrecer capacitaciones.

– ¿Cuál es la situación actual de la producción vitivinícola bonaerense?

– Para nosotros es una alternativa interesante que estamos desarrollando en un trabajo articulado con los productores. Firmamos hace ya un tiempo un convenio con el Instituto Nacional de Vitivinicultura para que haya un acompañamiento técnico. Y creamos líneas de financiamiento específicas, porque es una producción que tiene otros tiempos que la producción de granos, y hoy hay líneas a siete años de plazo, que son más acordes a las características propias de la producción.

Además, hace poco tuvimos un encuentro con el área de Turismo, y con los productores y las bodegas, porque sabemos que una línea interesante es fortalecer la producción vitivinícola en articulación con el turismo. Y creo que se van dando un conjunto de iniciativas que van a permitir potenciar esta producción.

– Tiene la particularidad que genera mucha mano de obra y valor agregado

– Así es, la vitivinicultura tiene muchísimo valor agregado, genera mucho desarrollo local y en la provincia de Buenos Aires tenemos un fuerte entramado de pymes, de empresas familiares que son también importantes en cuanto al desarrollo de las localidades.

– ¿Y cuál es la situación de la olivicultura?

– Es una producción que viene con mucho crecimiento, estuve recorriendo algunas nuevas inversiones que se están dando, y tenemos ampliación de la superficie, es una actividad que está mostrando muchísimo potencial. El acompañamiento que hacemos desde la provincia es similar al de la vitivinicultura. Pero en olivo además estamos trabajando en las chacras de Bahía Blanca y Carhué ensayando la producción para ver cuál es la posibilidad de ampliación de la zona y cuáles son las variedades mejores adaptadas a la zona.-

Fuente “La Voz del Pueblo”.-